Nuevo código internacional de seguridad marítima

Entrará en vigor a mediados de 2004
Entrará en vigor a mediados de 2004
(0)
8 de abril de 2003  

La preocupación por la seguridad portuaria y marítima generó, a partir del 11 de septiembre de 2001, importantes consecuencias en la comunidad internacional.

El Código Internacional de Seguridad Marítima y Portuaria ( ISPS Code , en inglés) -aprobado en la conferencia diplomática de Londres de diciembre de 2002- es una de las nuevas regulaciones internacionales sobre protección de buques y puertos, entre otras importantes medidas.

Este código, que entrará en vigor a mediados de 2004, establece cómo identificar, evaluar y manejar riesgos que atenten contra la seguridad portuaria y del buque.

Se concibió para garantizar también el intercambio de información y para presentar una metodología uniforme que permita evaluar la seguridad a efectos de poder contar con planes y procedimientos para tomar medidas en casos de necesidad.

La norma obligará a recopilar y evaluar información sobre seguridad de buques y puertos, evitar ingresos no autorizados, facilitar las señales de alarma y contar con planes de seguridad para buques y puertos. Cada país deberá realizar una evaluación de la vulnerabilidad de sus puertos vinculados con el transporte internacional.

Esto implica, en la práctica, detectar sus debilidades en materia de seguridad, integridad estructural, sistemas de comunicación, infraestructura de transportes y otras áreas que puedan constituirse en un objetivo delictual.

Además deberá determinar (de uno a tres) el nivel de seguridad de sus puertos y buques y aprobar los planes de seguridad, pudiendo fijar controles adicionales a los estándares del ISPS Code .

Los puertos, por su parte, deberán realizar evaluaciones de seguridad, designar un responsable para este tema y presentar un plan de seguridad para aprobación gubernamental. Los armadores deberán designar un responsable de seguridad para la empresa y uno para cada buque operado por ella.

El responsable deberá controlar que las evaluaciones de seguridad de los buques se realicen adecuadamente y que el plan de seguridad de cada buque sea remitido para aprobación gubernamental y se encuentre a bordo.

Obligaciones

Respecto del control de las medidas adoptadas, quedó claro que deberá buscarse un equilibrio entre la necesidad de proteger, por un lado, la seguridad portuaria y, por el otro, los derechos del armador.

En tal sentido, se acordó que todo buque sea objeto de controles y pueda ser inspeccionado, con sujeción a las normas específicas del Derecho Internacional por funcionarios que se encuentren facultados para ello.

Los buques podrán ser demorados, detenidos, e incluso podrá imponérseles restricciones operacionales que lleguen a su expulsión del puerto (o bien, a negarles el ingreso) cuando se comprueben incumplimientos o violaciones al ISPS Code .

Esta normativa pone de manifiesto la imperiosa necesidad de que, para implementarla en nuestro país, la Prefectura Naval Argentina y la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables intensifiquen sus esfuerzos y actúen en forma coordinada.

El autor es abogado, docente universitario, se graduó de especialista en Derecho de Navegación y del Mar (Aldenave). E-mail: jcvillano@uolsinectis.com.ar .

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.