Opinión. Parches legislativos insuficientes