Pesca de alta mar: una industria cada vez más dependiente de los subsidios globales

Un estudio sostiene que los aportes oficiales son clave para la actividad
Carlos Laorden Zubimendi
(0)
28 de junio de 2018  

Gran parte de la pesca en alta mar, la que se hace fuera de las aguas jurisdiccionales de cada país, no sería rentable sin subvenciones gubernamentales. Así lo afirma un estudio publicado esta semana en la revista Science Advances, que, analizando imágenes por satélite y otras nuevas tecnologías de control de barcos, así como otros datos disponibles, concluye que el 54% de la pesca en alta mar no generaría beneficios sin subsidios.

Los autores toman los datos oficiales de capturas publicados por la FAO (la agencia de la ONU para la alimentación y la agricultura), que creen demasiado conservadores, y otros, como la cantidad de dinero público que va a parar a actividades pesqueras en alta mar (US$4200 millones en 2014, último año disponible).

Así, cifran en 6400 millones de euros los ingresos globales por las capturas pesqueras realizadas en aguas internacionales. Y concluyen que cinco países se reparten prácticamente dos tercios de esos ingresos: China (21%), Taiwán (13%), Japón (11%), Corea del Sur (11%) y España (8%). Y que en los dos primeros y en Rusia (que suman más de la mitad del volumen de pesca en alta mar) hacerlo no sería rentable sin la ayuda de los gobiernos, mientras que en el resto de los países analizados los beneficios serían exiguos. "El artículo reconoce que no hay una división clara entre los datos de pesca dentro de las zonas económicas de cada país y fuera de ellas, pero luego sí saca conclusiones, por lo que tergiversa la realidad", critica Javier Garat, secretario general de la asociación española Cepesca y presidente de Europêche.

Los subsidios pesqueros son objeto de debate desde hace años. Sobre todo los que aumentan la capacidad de pesca de las flotas (subsidios al combustible o a la construcción de barcos más grandes). Marcio Castro da Souza, experto de la FAO, pide eliminar las "subvenciones que acaban fomentando la pesca irregular o la sobreexplotación". La tesis del estudio es precisamente esa: que esas ayudas gubernamentales alientan la explotación de los stocks de alta mar. Por ejemplo, la flota japonesa pesca en el Atlántico -lo que implica viajes largos con muchos días sin capturas-, algo que seguramente no haría si el trayecto no estuviera subvencionado. "En muchas partes, los subsidios están apuntalando la actividad pesquera a niveles mucho más allá de lo que sería económicamente racional", dijo Christopher Costello, uno de los autores, a Europa Press. "A través de reformas de subsidios focalizados, podríamos ahorrar dinero a los contribuyentes, reconstruir las poblaciones de peces y eventualmente generar mayor valor a las pesquerías de menor volumen", apunta el investigador.

Pero, tras muchas reuniones en la Organización Mundial del Comercio, no hay consenso sobre qué subvenciones pesqueras son aceptables y cuáles no. Por otro lado, muchos países en desarrollo critican que se quieran prohibir ahora las ayudas para el aumento de la capacidad pesquera cuando otros países las han dado durante años. "Un problema añadido en todo esto es que no hay transparencia sobre la cantidad y el tipo de ayudas", añade Castro de Souza. Mientras, Garat, de Cepesca, se pregunta por qué la producción de alimentos debería tener lugar sin subsidio alguno.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.