Prioridades de la política comercial

Debe encararse una acción de marketing internacional con la difusión de mensajes claros
Debe encararse una acción de marketing internacional con la difusión de mensajes claros
(0)
29 de enero de 2002  

La grave situación económica y financiera por la que atraviesa nuestro país requiere decisiones claras y concretas. La crisis de demanda y de consumo en el mercado interno está, ahora más que nunca, estrechamente vinculada con la creación de nuevos puestos de trabajo, que a su vez dependen de la decisión empresarial de los industriales y dueños de las compañías que conforman el aparato productivo, los que realizarán nuevas inversiones sólo en función de la llegada de nuevas órdenes de compra y/o de las nuevas contrataciones que obtengan o piensen conseguir por los productos o servicios que ofrecen al mercado.

En tal sentido, es por todos conocida la situación de estancamiento por la que atraviesa el mercado interno, con lo que la posibilidad de captar demandas y oportunidades de colocación para la oferta argentina en los mercados exteriores resulta de fundamental y crucial importancia para romper el círculo vicioso en el que se encuentra la demanda doméstica, e iniciar lentamente el camino hacia alguna recuperación del aparato productivo. Además de las ventajas que ofrece un tipo de cambio favorable (no siempre garantizado en su carrera contra la inflación), el crecimiento de las exportaciones, el mantenimiento del flujo de inversiones extranjeras y la atracción de nuevos turistas hacia nuestro país son decisivos y dependen en gran medida de la acción de marketing internacional que encare la sociedad argentina (por intermedio de sus instituciones públicas), junto con el sector privado (grandes, medianos y microempresarios), generador directo de los empleos en la República. Para lograr esos objetivos es tarea prioritaria y perentoria encarar de una forma concreta y contundente, desde la Argentina, la difusión de claros y oportunos mensajes a los mercados internacionales.

Simple y concreto

En tal sentido, el cuadro de arriba resume una estrategia simple, concreta y al alcance de las posibilidades, es decir, utilizando la actual infraestructura de gobierno, con la firme convicción de "argentinos al trabajo". Sin entrar en complicados y engorrosos cálculos matemáticos, cabe evaluar que las acciones sugeridas podrían fácilmente generar en un corto plazo un aumento de las exportaciones argentinas del orden del 10 % (unos US$ 2700 millones en valor, tomando como base el año 2000); también, obtener un incremento en las inversiones extranjeras directas (FDI) del 30% respecto de lo recibido durante 2001 (otros US$ 2200 millones más), con el agregado de unos US$ 500 millones de ingresos adicionales en concepto de turismo receptivo. Esto nos lleva a estimar que una mayor actividad en el sector externo en su conjunto reportaría un ingreso de divisas adicionales en el país del orden de los 5400 millones de dólares anuales.

Este valor, en términos de empleo (*) significaría, dentro de una estimación conservadora, unos 121.286 puestos adicionales de trabajo, con un salario promedio de 777,3 pesos mensuales brutos. Aun cuando actualmente se dispone de la infraestructura y de los funcionarios públicos idóneos para el desarrollo de todas y cada una de las tareas descriptas, lógicamente para que esto funcione es necesario asignar un mínimo de recursos financieros para promoción, que en su totalidad podrían bien no exceder el 0,1% del total de las exportaciones argentinas (27 millones de dólares). La no asignación de esos recursos equivaldría a ser propietario de un automóvil (un taxi, para este caso) y negarse a ponerle el combustible necesario para empezar a rodar... ¡Nunca levantaremos un pasajero!

El autor es consejero. Miembro del Servicio Exterior de la Nación. Las opiniones vertidas son de su exclusiva responsabilidad y no comprometen a la institución en la que se desempeña.

(*) Cálculo sobre el valor de las exportaciones de 2000, promedio ponderado por sector, sobre la base de la matriz insumo-producto (Indec/97), demanda intermedia a valor bruto de producción aplicado al requerimiento directo de empleo. Inversiones: relación inversiones-empleo del estudio de 110 proyectos. Turismo: sobre la base de la matriz requerimientos directos e indirectos del sector hoteles y restaurantes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.