"Queremos recrear la industria naval argentina"

Jorge Alvarez, director de Ultrapetrol, anunció la inauguración de un moderno astillero para construir barcazas
(0)
8 de diciembre de 2009  

Jorge Alvarez habla con entusiasmo. Admite que en los 130 años de experiencia en el negocio naviero en el país, la familia fundacional que dirige Ultrapetrol tiene gimnasia sobrada en crisis, vaivenes políticos, problemas económicos nacionales e internacionales. Sin embargo la fe en el desarrollo del país y la región parece superar el historial negativo.

El entusiasmo del director de Ultrapetrol tiene una razón valedera: en una semana estará inaugurando un moderno astillero en Punta Alvear, Santa Fe. Allí se construirán inicialmente barcazas fluviales especialmente diseñadas para el tráfico de la Hidrovía Paraná-Paraguay con "la tecnología más moderna disponible en el mundo", cuenta orgulloso.

El proyecto implica un desembolso de más de 55 millones de dólares, de los cuales más de US$30 millones se invirtieron en la planta industrial y US$ 25 millones se destinarán al primer año de producción.

-¿Cómo se decide una inversión de esta magnitud?

-Tenemos una fe muy importante en el desarrollo del país y del Cono Sur. Este tipo de inversiones no se decide por una coyuntura sino por convicción, por un proyecto de país. Creemos en la potencialidad del Mercosur en cuanto a la producción de commodities , de mineral de hierro, cereales, aceites e inclusive de productos agroindustriales elaborados.

-¿Están dadas hoy las condiciones para invertir en el país?

-Desde el punto de vista de los anuncios del Gobierno, sí, se anunció una reactivación de la industria naval y de la flota mercante nacional. Independientemente de eso, nuestro grupo tiene la ventaja de poder contar con financiamiento externo y todo se ha hecho con recursos propios, sin necesidad de subsidios ni financiamiento estatal. Para llevarlo al plano nacional es evidente que se necesitaría por parte del sistema financiero argentino y del Gobierno algún tipo de incentivo que podría perfeccionar lo que en algún momento se llamó leasing naval, que por ahora no dio demasiado resultado.

En el astillero se harán barcazas fluviales de 2500 toneladas de capacidad a razón de una por semana, y una vez en régimen podrán alcanzar hasta dos unidades semanales. Pero Alvarez explicó que luego de la puesta en marcha de este proyecto, se estará en condiciones de encarar otro tipo de construcciones mayores, como remolcadores de empuje, buques de apoyo a las plataformas petroleras (PSV), barcos petroleros medianos y otras unidades necesarias para el equipamiento de la flota nacional.

El director de Ultrapetrol explicó que se fabricarán dos tipos de barcazas: las destinadas al transporte de carga líquida -como combustible y aceites vegetales- que son de doble casco, y las destinadas al transporte de carga seca, utilizadas para llevar granos y mineral de hierro, principalmente.

En el caso del transporte de granos, el mismo se hace cubierto, razón por la que junto al astillero se instaló también una fábrica de tapas de fibra de vidrio.

-¿Cuáles son las medidas que necesita el sector para desarrollarse?

-En el caso fluvial deberían adecuarse las medidas de seguridad y exigencias que tiene la Prefectura argentina a toda la Hidrovía. O sea, no permitir en todo el Mercosur la posibilidad de importar barcazas que no contemplan las exigencias de seguridad porque eso hace que aquí estemos en desventaja respecto de Paraguay o Bolivia, que sí lo permiten. Y luego ir hacia una renovación de toda la flota fluvial tanto en barcazas como en remolques, adecuada a las características de la navegación fluvial. Para ello se necesita que el Gobierno de alguna forma financie a los armadores porque hay muchos que estarían dispuestos a renovar sus flotas pero no cuentan con los medios financieros como para hacerlo. En algunos casos los astilleros tampoco cuentan con un financiamiento de la construcción. Hay astilleros que se han modernizado, hay otros proyectos además del nuestro y vemos con satisfacción que en el caso de Tandanor y Domecq García hay una reactivación importante, también Astillero Río Santiago, pero son iniciativas estatales. Creo que eso se tendría que llevar hacia una apoyatura general también hacia la actividad privada y una complementación de esta área tan importante porque la industria naval es demandante de otras industrias y al mismo tiempo potencia a la recreación de la flota mercante nacional.

Desarrollo

Mano de obra y diseño local

Jorge Alvarez destacó que tanto el diseño, la ingeniería y mano de obra que dieron vida al astillero que Ultrapetrol inaugurará en una semana, así como el material que se utilizará en la fabricación futura de las barcazas, es 100% argentino. "Este proyecto marcará un hito en el desarrollo de la industria naval argentina y un vital aporte al sistema de transporte fluvial de la hidrovía", dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.