Santa Fe, más cerca de apostarse en la hidrovía

El postergado proceso licitatorio de una nueva terminal sobre la vía troncal, que arrancó con una consultoría en 2003, está en las instancias finales; la provincia evalúa ahora la propuesta de NTM Santa Fe UTE, el único oferente
Emiliano Galli
(0)
1 de julio de 2014  

Pasará a la historia como otro caso más de lo que cuestan llevar adelante procesos e inversiones portuarias en la Argentina. Y no por la falta de interés privado o por escaso potencial del proyecto: la postergada nueva terminal multipropósito de Santa Fe sobre la hidrovía Paraná-Paraguay fue víctima de los avatares macroeconómicos e institucionales. Pero ahora, a 11 años de la consultoría que encargó el proyecto de relocalización de la terminal provincial, ya se abrió el primer sobre que presentó NTM Santa Fe UTE con sus antecedentes técnicos y su plan comercial para presentar luego al Fonplata, organismo multilateral que dispuso de 25 millones de dólares para el proyecto y que mantiene, aún luego de presionar a la provincia de Santa Fe para que lo aplique o desista, porque hay otros proyectos que también necesitan fondos.

El puerto de Santa Fe, el "puerto-ciudad" fundado por Juan de Garay en 1573, quedó "encerrado" por la ciudad. Lejos de la vía troncal, a la que llega por un canal que mantiene con draga propia el Ente Administrador Puerto Santa Fe, se perdía el movimiento creciente de cargas por la hidrovía.

"El puerto se moría de a poco", contó Marcelo Vorobiof, presidente del Ente, en un almuerzo en el Timón Club, donde presentó el proyecto y a representantes de la UTE que quieren la concesión por 30 años, más 10, de la nueva terminal multipropósito (NTM).

Más que un resurgir, la instalación de la terminal en la hidrovía será un renacer para la economía santafecina y vendrá a complementar la oferta de muelles al incesante crecimiento de toneladas de agrograneles, minerales y combustibles, amén de contenedores, por el río.

"Estamos muy contentos por el grupo que se presentó, porque tiene experiencia portuaria y fluvial, y conforma una combinación excelente", destacó Vorobiof, tras destacar el apoyo político provincial y nacional al proyecto.

A los 25 millones de dólares del Fonplata, la provincia agregará otros 15 millones "a fondo perdido" para el concesionario. "Cuando el Fonplata devuelva el sobre 1, se abrirá el 2, que contiene el plan de inversión y la oferta económica; cuando la provincia lo apruebe, lo remitirá a Fonplata y ahí, sí, podremos anunciar la adjudicación", agregó.

Los datos de la inversión necesaria y la proyección de cargas no trascendieron porque, justamente, aún no se concesionó el proyecto. "Estamos muy confiados en que a fines de este año culminará el proceso", agregó Vorobiof.

"No le vamos a sacar carga a nadie y bienvenida la nueva infraestructura portuaria para ayudar a la logística, y para que nuestros productores coloquen su producción de manera más competitiva en los mercados internacionales. El 80% del incremento de la producción de agrograneles se produce al norte del puerto de Santa Fe, que tiene la posición de quiebre de la ruta barcacera con ruta oceánica. Nuestra visión es posicionarnos, a 30 años, con la infraestructura portuaria y logística indicada para apoyar la producción del resto del país", amplió Vorobiof.

El grupo inversor

NTM Santa Fe UTE, integrada por Compañía Marítima Austral, Puerto Fénix, Sociedad Comercial del Sur y House to House.

Compañía Marítima Austral pertenece al grupo español Corporación Marítima Boluda, y se especializa en servicios de remolque, operan terminales y brindan servicios de logística. Por su parte, Puerto Fénix es uno de los principales operadores portuarios multipropósito del Paraguay, con capacidad de acopio de 45.000 toneladas y un frente de muelle de 1500 metros; opera además la línea fluvial Mercosur Shuttle Group (MSG).

Asimismo, Comercial del Sur es una empresa argentina con sede en Santa Fe. Es una comercializadora internacional de granos (commodities y specialities). Por último, House to House, también opera en el puerto de Santa Fe y es un forwarder con experiencia en la hidrovía y a nivel internacional.

El pliego de concesión establecía que los interesados debían cumplir con los requisitos de poder operar contenedores y graneles agropecuarios. La UTE ofreció, en cambio, cinco unidades de negocios: agrograneles, contenedores, minerales, fertilizantes y líquidos.

José Derisi, socio de Comercial del Plata, brindó detalles durante el almuerzo.

"Por las posibilidades que tiene el puerto, ampliamos la oferta de terminales. En agrograneles, por la ubicación y la expansión de la frontera agrícola, estamos entusiasmados con esa carga adicional. NTM propone dar respuesta logística a la producción al norte de Santa Fe y al transbordo de Paraguay, Bolivia y Brasil", indicó.

En contenedores, se operará "la importación de electrónica, maquinaria para Santa Fe y el interior, y la exportación de agrograneles y specialities por contenedores, que llegó para quedarse", agregó. La exportación de minerales, de Bolivia y Brasil será otra unidad, así como también la importación de fertilizantes para la zona da influencia de Santa Fe y para el transbordo con destino al creciente mercado agrícola paraguayo y boliviano.

"Por último, la división de líquidos estará apta para trabajar con aceites vegetales combustibles y lubricantes para trabajar con bunker", destacó Derisi.

Restará por resolver el tema de los accesos terrestres: el puente y los siete kilómetros de autopista por la isla para conectar la hidrovía con la ciudad de Santa Fe.

Ícono para el puerto

El futuro puerto viejo tiene amarrado desde hace tres años al buque Sampan, de Maruba, que sufría una interdicción judicial pero que continuó pagándole el canon al puerto. Luego de frustrarse su pase a la bandera nacional, Maruba finalmente lo habría vendido y en poco más de un mes debería abandonar el puerto. Para Santa Fe el Sampan será el ícono de la reactivación: fue el primer buque en operar luego de 14 años.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.