Se lanza una nueva versión de las normas ISO 9000

La edición 2000 se basa en los procesos que caracterizan la vida de una empresa
(0)
31 de octubre de 2000  

La calidad de los productos siempre fue un tema cuidado por las firmas con intenciones de ingresar en nuevos mercados. De ahora en más, las que quieran obtener certificaciones de calidad para sus productos o servicios se toparán con la existencia de una nueva versión de las normas ISO 9000.

Durante una conferencia sobre el tema organizada por la consultora LATU Sistemas, que se realizó hace unas semanas atrás, el gerente general de la Asociación Austríaca para la Certificación de Sistemas de Gestión y Calidad (ÖQS) y uno de los redactores de la última edición de la norma, Konrad Scheiber, dijo que la nueva versión está focalizada hacia la calidad de la organización, que tienen como objetivo ser el soporte de la calidad del producto.

Nuevo enfoque

"Los cambios se realizaron porque la versión anterior era demasiado técnica. Se pensaba mucho en organigramas y poco en procesos. Estaba poco orientada hacia lo que el cliente quería y no tomaba en cuenta al propietario de la empresa", explicó Scheiber al fundamentar los cambios.

El especialista destacó que en la nueva edición se les da mucha importancia a los procesos en sí mismos y a la intercomunicación entre ellos, debido a que se detectó que muchos errores surgían por falta de comunicación. "Un aspecto nuevo es la interacción entre todos los procesos. Por ejemplo, a una empresa se le va a preguntar ¿cómo influye la capacitación de su personal en su cliente?", indicó.

También introduce una variación en las metas que persigue cada una de las normas. Mientras la ISO 9001, versión 1994, está dirigida a garantizar la conformidad de los productos o servicios de acuerdo con requisitos preestablecidos, la versión 2000 pone énfasis sobre el modo en que se gestionan los objetivos de calidad.

Tras mejores resultados

Según los especialistas, una de las consecuencias de este nuevo enfoque es que se estimula a superar las jerarquías, para centrar la atención en la mejora del flujo de los procesos y en la optimización de los resultados. Para Scheiber, la problemática de la gestión de calidad está presente en todas las áreas de las empresas y no importa que se trate de una pequeña y mediana empresa o de una firma grande. "Los empresarios deben pensar que la certificación de calidad los ayuda a tener menos fallas y a ganar la confianza de los clientes y de los mercados", enfatizó.

En este momento las innovaciones introducidas en las normas están disponibles como Draft International Standard (DIS), ya consolidadas estructuralmente.

Aspectos para tener en cuenta

Para implementar sistemas de gestión de calidad según las futuras normas ISO 9000, las empresas deberán considerar los siguientes principios:

  • Organización: debe estar enfocada al cliente para comprender sus exigencias presentes y futuras.
  • Personal: se considera que las personas de todos los niveles hacen a la esencia de la firma.
  • Mejoramiento continuo: debe ser un objetivo permanente.
  • Toma de decisiones: las decisiones eficaces se basan en el análisis lógico e intuitivo de los datos.
  • Proveedores: se debe crear una relación de beneficio recíproco con el proveedor para mejorar la capacidad de crear valor.
  • Implementación: en los casos de empresas certificadas ISO9001, con la versión 1994, el certificador hará una revisión para comprobar si los requisitos de la nueva norma se cumplen; para las 9002 se evaluarán las actividades de diseño.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.