Temblores en el Mercosur

La política comercial argentina despierta resquemores en Brasil y en Uruguay
(0)
2 de abril de 2013  

Cuando la política brasileña habla puede provocar movimientos sísmicos en la economía regional. La semana última, fuentes oficiales brasileñas dejaron entrever que "el gobierno no tiene cómo interferir para que las empresas no revean sus inversiones si el ambiente es adverso".

En el lenguaje no ya diplomático, sino en el cotidiano de las relaciones comerciales, Brasil está dejando entender que no cree que sean favorables para sus inversiones las políticas argentinas de protección, manejo de la inflación y del tipo de cambio.

El ministro de Comercio Exterior, Fernando Pimentel, terció en las negociaciones entre Vale y las autoridades argentinas para intentar evitar el naufragio de la inversión extranjera más importante que la Argentina tenía hasta entonces. La intransigencia local derivó en que el gobierno brasileño se deslindara de la decisión "empresaria" de Vale de abandonar el país. "La relación de los países sigue siendo buena", dijo en off the record a Reuters un funcionario al corriente de las negociaciones bilaterales. "El Gobierno no se quejará abiertamente de la Argentina, pero Brasil no puede interferir más. Ese tiempo pasó", indicó.

Uruguay es el otro socio del Mercosur que más evidencia su fastidio por las políticas argentinas. La semana última, selló un acuerdo técnico bilateral con Brasil para el desarrollo del comercio, la complementación productiva y promoción de las inversiones. El convenio sobreviene "en el peor momento" de las relaciones comerciales con la Argentina, tradicional principal mercado para los orientales.

El diario El País, de Montevideo, destacó que la política económica argentina es "muy proteccionista en cuanto a sus relaciones internacionales, muy intervencionista y excesivamente regulatoria".

Lo que Uruguay explicita, y Brasil por ahora deja implícito, es un estancamiento del Mercosur. Uruguay es el miembro más aperturista y que más promueve la búsqueda de nuevos mercados. "El Mercosur ha quedado muy estancado, con crecientes dificultades de comerciar entre sus socios, y más que hacer un mercado común, apenas en los hechos es una mala unión aduanera", reconoció el presidente José Mujica en declaraciones a medios uruguayos. "En lugar de aumentar la fluidez de nuestro intercambio, lo que aumenta son los obstáculos", indicó.

No obstante, ningún país puede cerrar acuerdos comerciales por sí solo fuera del Mercosur. Pero eso no quita la firma de alianzas o tratados que solapadamente apuntan a contar con promoción del intercambio. Uruguay solicitó ingresar, por caso, como observador en la creciente y pujante Alianza del Pacífico (México, Colombia, Ecuador, Perú y Chile), un esquema que en lo político y hasta ideológico conforma un contrapunto al Mercosur. Pidió también permiso como observador del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Mujica reconoció que se le presentó una oportunidad inmejorable para la firma de un acuerdo de libre comercio nada menos que con Corea del Sur. El "dilema del Mercosur", frenó cualquier avance. "El país perdió la oportunidad de firmar un TLC con EE.UU. en 2006 y quedó empantanado en relaciones con los vecinos", dijo a AFP la presidenta de la Academia Nacional de Economía de Uruguay, María Dolores Benavente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.