Tercer round con la Unión Europea

El Mercosur abre un nuevo debate
(0)
31 de octubre de 2000  

BRASILIA (ANSA).- El Mercosur y la Unión Europea se reunirán del 7 al 10 de noviembre en Brasilia, en la tercera ronda de negociaciones con vistas a la creación de una zona de libre comercio, continuidad de las anteriores celebradas en Bruselas y Buenos Aires.

Los europeos evitan discusiones en torno de las barreras agrícolas, reclamadas con insistencia por los países del Mercosur, pero presentarán en el encuentro propuestas para establecer objetivos específicos en las diversas áreas de negociación.

El embajador de la Unión Europea (UE) en Brasil, el alemán Rolf Timans, afirmó que la falta de reglas comunes en Mercosur dificultan las conversaciones sobre las restricciones europeas a productos agrícolas, por las cuales prefieren avanzar en las divergencias sobre las barreras no tarifarias (sanitarias y fitosanitarias).

El Mercosur, en cambio, intenta acelerar las discusiones en relación con las barreras tarifarias, que incluyen los aranceles de importación a los productos agrícolas, que dificultan el comercio entre las dos regiones. "La Unión Europea tiene mucho interés en las negociaciones para la creación de una zona de libre comercio con Mercosur, pero es de extrema complejidad, porque incluye muchos y diversos aspectos que no pueden resolverse de una día para el otro", dijo Rolf Timans.

Las negociaciones en Brasilia, en su apertura, serán presididas por el canciller brasileño, Luiz Felipe Lampreia, y el comisario europeo de Relaciones Exteriores, el británico Christopher Patten.

Con relación a los subsidios agrícolas en la UE, los europeos ya anunciaron su preferencia de postergar el debate para después de iniciada las discusiones comerciales en la Organización Mundial de Comercio (OMC), sin perjuicio de que se entablen conversaciones en julio del 2001 sobre barreras tarifarias.

Reglas diferentes

La UE también reclama que sus productos encuentran cuatro reglas diferentes en el Mercosur, mientras que los productos del bloque sudamericano deben obedecer apenas una norma en la UE para el ingreso en ese mercado.

En tal sentido, un relevamiento efectuado en la última reunión del Grupo Mercado Común (GMC), que se realizó el último mes en Brasilia, demostró la existencia de 82 barreras sanitarias y fitosanitarias en el Mercosur, que en la práctica representan trabas para el comercio de productos alimenticios o farmacéuticos.

En el encuentro, que tendrá lugar en los próximos días en esta ciudad, también serán temas de negociación las normas monetarias, la certificación de productos y las inversiones, entre otros.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.