El temario pos-Bali. Tiempo de reformular la agenda