Un año de oportunidades perdidas para el comercio exterior argentino

No se avanzó en la toma de decisiones vitales para optimizar las operaciones
(0)
25 de diciembre de 2001  

El comercio exterior distó por mucho de convertirse, en el año 2001, en la herramienta de reactivación la Argentina necesita, justo cuando el país atraviesa por la crisis económica más prolongada de su historia.

En una entrevista con La Nación , el presidente del Centro de Navegación, Patricio Campbell, señaló que esto es el resultado de la falta de idoneidad de los funcionarios, de la pasividad del Gobierno y de los fuertes choques de intereses que se dieron entre los empresarios del sector, fogoneados por una visión estrecha y parcial del negocio.

"Habíamos tenido logros importantes como puertos confiables, reglas de juego claras y tarifas consolidadas. Eramos previsibles. Ahora se desmoronó todo", lanzó Campbell, sin medias tintas.

-¿Cuál es el balance que realiza del año que está terminando?

-Hemos perdido una gran oportunidad en el año 2001, porque el comercio exterior es una herramienta fundamental para el país. Por falta de políticas de Estado, estrategias y funcionarios idóneos hemos estado metidos en una maraña sin poder encontrar el camino a seguir. Estamos en la peor crisis posible en lo que hace a comercio exterior.

-¿En qué se refleja esta crisis?

-Aún tenemos pendiente la ley multimodal. Pasaron dos secretarios de Transporte y no fue aprobada. Pero el mundo cambia rápido mientras nosotros estamos estancados. Y yo creo que la Argentina debería trabajar en el futuro sobre una ley de transporte que incluya a los diferentes modos.

Tampoco se aprobó la libre circulación y permanencia de los contenedores en el país. Con estos elementos, la Argentina hubiese podido moverse mucho mejor dentro de esta recesión. El logro de un único documento de transporte con un único responsable y la liberalización del plazo de la permanecia de contenedores en el país hacen a la baja de costos del comercio exterior y a la creación de fuentes de trabajo.

-¿Qué pasó en el negocio portuario?

-Hubo inacción. Los puertos argentinos habían avanzado en América del Sur por su eficiencia, pero esto se está poniendo en riesgo porque no hubo políticas nacionales ni provinciales.

Entonces, como les faltan los aportes presupuestarios de la Nación o de las provincias, la manera más fácil que encuentran los consorcios de gestión de los puertos es recaudar recargando de costos a los barcos. Así, cambiamos las reglas de juego en forma continua. Suben las tarifas en Quequén. Y en Puerto Madryn o Ushuaia también se pretende recaudar siempre sobre los barcos.

-¿Cómo impactó esta inacción en el puerto de Buenos Aires?

-Cuando hablamos de Buenos Aires, tenemos que incluir también a Zárate y a Dock Sud, es decir, a aquellos puertos con posibilidades de manejo de contenedores.

El Estado nacional hizo caso omiso de la ley de puertos, sigue interviniendo en el puerto de Buenos Aires y no permite formar la Sociedad Administradora. Entonces, se entró en un caos. Eso se iba a ejecutar en el 2001 y todavía está pendiente.

-¿Cómo ve el nuevo esquema de competencia con la entrada del puerto de Zárate en el negocio de los contenedores?

-El Estado nacional considera que Buenos Aires es su puerto y que no lo son Dock Sud y Zárate. Entonces se dio una terrible disputa entre los operadores portuarios, que también se equivocan.

Se pelean en la Justicia por la baja de las tasas a las cargas o por las fusiones en Buenos Aires y por otro lado algunos se están poniendo de acuerdo para subir en enero alrededor de US$ 20 la tarifa de manipuleo de exportación. Pero no hay unión ni estrategia común para ganar volúmenes. Por un lado, las terminales se matan entre ellas pero luego se dan la mano para subir las tarifas.

-También se eliminó el aporte estatal al dragado de la hidrovía...

- Se habla de un aumento del 43% del peaje que pagan los buques por esta decisión, cuando no se dragaron los canales de acceso a Buenos Aires. ¿Cómo se le explica a un armador extranjero que se registrará ese aumento cuando los barcos están tocando los canales al ingresar al puerto?

Los cruceros tampoco pueden llevar más pasajeros gracias al dragado y también deberán pagar el aumento. Les estamos cambiando las reglas de juego con las temporada alta en marcha y cuando ya están acá.

Si todo sigue así, los exportadores van a tener que soportar en enero dos aumentos por el traslado del peaje de la hidrovía y por el incremento de las tarifas de las terminales. Y yo me pregunto: ¿Es el momento?

Siguen los problemas en los giros

El régimen de autorización previa de las transferencias de capital al exterior, a cargo del Banco Central, sigue trayendo dolores de cabeza a los agentes marítimos, pese a que pasaron dos semanas desde su adopción.

Pero se dieron algunos progresos. Ahora, los agentes marítimos cuentan con un código otorgado por el Banco Central para transferir, luego de cobrar comisiones, los fondos de fletes a los armadores extranjeros.

La autoridad monetaria emitió, además, una circular en la que establece los requisitos que deberán cumplir los envíos de fondos al exterior para que sean autorizados por las entidades financieras intervinientes.

"Los bancos privados tienen que ir al Banco Central y presentar una documentación para que la operación se autorice. La norma parece estar clara pero nadie pudo transferir fondos aún", señaló el presidente del Centro de Navegación Patricio Campbell.

Entre esta semana y la próxima los agentes marítimos realizarán, a su vez, presentaciones a los bancos intervinientes para que cumplan con las exigencias del Banco Central.

Pero Campbell puso en duda que se liberen los fondos una vez cumplidos los requisitos "porque el país tiene un problema de divisas".

Por la incertidumbre "los armadores están tomando la decisión de no permitir el pago de fletes en la Argentina", enfatizó.

Reconversión

Cruceros: los agentes marítimos vienen diversificando un negocio para enfrentar la baja de volumen de comercio exterior. Una de las prestaciones que incorporaron fue la de atender buques de pasajeros de lujo.

Dudas: pese a que este negocio está en crecimiento y el puerto inauguró una terminal de pasajeros provisional, se generó incertidumbre en torno de su futuro porque aumentará el costo de peaje por la eliminación de subsidios al dragado.

Multimodal: el transporte de carga puerta a puerta es otro servicio novedoso de los agentes marítimos. Pero carece de un régimen legal claro que le permitía crecer.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.