Un circo móvil con empresarios

Lo organiza el cónsul de la Argentina en Shanghai. Promueven la oferta comercial y educativa del país
(0)
27 de septiembre de 2005  

SHANGHAI.- Cuando hace 5 años la Cancillería -en el marco de una acción de posicionamiento regional- me asignó la responsabilidad de abrir este centro de promoción (el único que tenemos en Asia), en el contexto de un consulado general con una jurisdicción sobre Shanghai y las tres provincias aledañas, donde viven 200 millones de chinos y se genera el 30% del PBI de este gigante asiático, me encontré con que tan sólo había un argentino, dedicado al procesamiento y la comercialización de cueros.

Con el tiempo, se fue gestando una verdadera colonia y hoy ya tengo registrados 200 compatriotas que, emulando a Marco Polo, vinieron a esta verdadera antípoda geográfica, climática, cultural e incluso gastronómica, en busca de las nuevas oportunidades que ofrece la perfecta complementación económica entre nuestras dos naciones.

Entre ellos hay médicos, ingenieros, arquitectos, licenciados en ciencias políticas, periodistas, lingüistas y muchos más profesionales y empresarios de diversos sectores que están ligados profundamente a nuestra cultura y que sienten un genuino amor por la patria. Más allá de nuestras fiestas patrias, que celebramos ya casi tradicionalmente en el restaurante Argentina BBQ -una suerte de "Bar El Chino" de la colonia latinoamericana- nos reunimos regularmente los 29 de cada mes a comer los ñoquis y, cada quince días, las milanesas a la napolitana que nos prepara su dueño Ricardo Lu, al tiempo que nos deleitan con su música Miguel y Bettina Vicente.

El mate y el truco son programas obligados los domingos por la tarde y es difícil que pase un mes sin que nos reunamos alrededor de un asador para compartir nuestras experiencias asiáticas. Con el grupo empresarial constituimos informalmente la Cámara de Argentinos en Shanghai, que denominamos por su sigla CAMARA.D.A.S. Con ellos salimos cada dos o tres meses a la conquista de China y visitamos ciudades pequeñas de 5 o 6 millones de habitantes tras las oportunidades comerciales, pero también con el propósito de difundir nuestra cultura: exposiciones de pinturas y esculturas, de artesanías gauchescas y diseños que nos facilitaron familiares o amigos; festivales de películas argentinas subtituladas en inglés o en chino, con la cinemateca del consulado constituida por mas de 80 películas nacionales; festivales de comida argentina en hoteles de la localidad, con degustación de vinos y música que presentan nuestros artistas (incluso, canciones en mandarín con algunas variaciones tangueras); también hemos plantado con mucho éxito árboles de jacarandá, ceibo y ombú, desconocidos en China, un país de milenaria tradición campesina.

Con este esquema, al que hemos denominamos "circo móvil", atraemos la atención de la ciudadanía local ávida por saber del mundo exterior (de nuestro país sólo reconocen a Maradona). Ofrecemos, con el apoyo de sus autoridades, seminarios culturales en centros educativos, universidades y museos y seminarios comerciales en las cámaras de comercio locales, donde presentamos nuestra oferta exportable.

La culminación de la actividad está dada por las rondas de negocios que favorecen, incluso, la generación de un entretejido interempresarial e institucional. Tenemos aquí un maravilloso grupo humano, unido y solidario. Como cónsul, sólo puedo estar orgulloso de contar con una colonia tan activa y destacada que, junto con el equipo del centro de promoción, contribuye desde el sector privado en la creación de un relacionamiento integral de confianza, condición necesaria para multiplicar las oportunidades.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?