Un negocio que logró crecer justo a tiempo

Los couriers incrementaron su volumen un 6 % en 2001
(0)
22 de enero de 2002  

En épocas de sequía es difícil hallar un vergel, pero el que busca encuentra. Pese a la baja del orden del 27% promedio que experimentó el mercado de carga aérea en 2001, el sector de transporte aeroexpreso -conocido como courier- logró sobreponerse y obtuvo un crecimiento de volumen superior al 6% en importación y exportación.

El desempeño logrado por estas empresas -tales como Federal Express (FedEx Express), DHL, y United Parcel Service (UPS)- durante el año último es aún más notable si se tiene en cuenta que en el tercer trimestre de 2001 el PBI nacional cayó el 4,9% en relación con el mismo período de 2000.

"Veo al sector como un indicador privilegiado de hacia dónde va la economía. Como muchos clientes usan los servicios expresos para mandar muestras a nuevos mercados, lo más probable es que tengamos a futuro exportaciones más altas", dijo el gerente general de la filial argentina de UPS, José García.

Pero los clientes importadores de las empresas de transporte aeroexpreso también "están tendiendo a hacer manejos más ajustados de sus stocks y por eso se apoyan en nuestros servicios puerta a puerta", explicó el gerente de marketing para el Cono Sur de DHL,Daniel Rito.

Otra variable explicativa del incremento es el e-commerce, que generó más demanda de transporte expreso de mercadería. De este modo, benefició a los couriers pese a que también provoca un descenso en el envío de documentos porque es posible transmitir esta información en línea, explicó la gerente de Marketing de Federal Express (Fed Ex Express), Paula Mira.

El crecimiento del volumen también se relaciona con la auténtica transformación que vienen experimentando estas compañías en lo que hace a servicios.

Mira aseguró a La Nación que su empresa adhiere al concepto de "one stop shopping" (adquirir muchas prestaciones en un solo lugar) y ofrece servicios de traslado específicos para distinto tipo de cargas, la tramitación aduanera y el traslado puerta a puerta de envíos.

"Vemos una incidencia cada vez más fuerte de la carga aérea en nuestro negocio -puntualizó la ejecutiva-. En ese sentido, no nos consideramos un courier. Además de mover documentos, realizamos mudanzas o cubrimos todos los servicios necesarios que posibilitan exportar puerta a puerta".

"Además, la oferta se amplió a la logística integrada (prestaciones necesarias para el abastecimiento y distribución de bienes o insumos justo en el momento en el que son requeridos)", acotó Rito.

Abrupta baja

Pese a ostentar el pergamino de crecer cuando otros se estancan, tampoco se puede afirmar que el sector de courier sea una isla. De hecho, en diciembre último debieron enfrentar una abrupta caída de sus negocios por la inestabilidad que ofreció el país por esos días.

También tienen dificultades para envíar fondos al exterior por el control de cambios, aunque UPSaclaró que está reinvirtiendo sus ganancias en el país. Por último, se necesitan normas claras si es que se quiere apuntalar su crecimiento.

"Nuestro servicio tiene un origen y un destino. Tenemos expectativas de que se armonicen las normativas de ambos extremos para lograr mayor eficiencia", concluyó el directivo de DHL.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?