Una nueva etapa para una vieja discusión

Se debate la inclusión del transbordo en el proyecto de convenio multilateral de transporte marítimo; diferencias
Se debate la inclusión del transbordo en el proyecto de convenio multilateral de transporte marítimo; diferencias
(0)
21 de marzo de 2000  

La discusión tendiente a lograr un proyecto consensuado de un convenio multilateral de transporte marítimo del Mercosur que establezca preferencias en el traslado de cargas para los armadores de la región ya superó ocho años de duración y más de 30 reuniones de los organismos técnicos pertinentes sin lograr resultados satisfactorios. Sin embargo, la XVI reunión del Subgrupo de Trabajo 5 del Mercosur (SGT 5) planteó una rediscusión general del articulado del acuerdo, situación que derivó en la inclusión del ámbito de aplicación del convenio dentro de la agenda de debates de empresarios y funcionarios.

El proyecto asevera que las cargas de intercambio entre los países del Mercosur, salvo fundadas excepciones, deben ser trasladadas por los armadores de los cuatro países. Pero la delegación de Brasil estimó que su ámbito de aplicación debe incluir a la mercadería en tránsito entre puertos del Mercosur, que había sido descartada en reuniones previas del SGT 5.

Esto significa, en otras palabras, que tendrían preminencia las líneas marítimas de la región en el transporte de carga en embarcaciones feeders de apobarse el convenio. Este tipo de buques conecta a los embarcaderos de ultramar con otros puertos y su utilización está en franco crecimiento. El planteo cuenta con el apoyo de los empresarios navieros de la región, aunque no es visto con buenos ojos por los cargadores.

También generó debate el papel que desempeñará la comisión cuya creación prevé el proyecto del convenio multilateral de transporte marítimo para debatir entre armadores y cargadores los precios de flete percibidos en el tráfico y su relación con el nivel internacional de tarifas de transporte.

Este organismo jugaría un papel primordial en la liberación de las mercaderías si se verifican fletes internacionales de un valor ostensiblemente más bajo al percibido por los navieros del bloque. Por ese motivo, la delegación de Paraguay pidió que se excluya del convenio a este organismo, ya que impediría, a su criterio, que se cumpla la negociación libre de precios de flete entre cargadores y armadores prevista por el proyecto.

Sin embargo, la creación de esta entidad es aconsejada en el sector naviero regional como un método válido para evitar una cartelización en la oferta de transporte. Pero los cargadores aseguran que podría derivar en una mayor burocracia.

En tanto, los armadores objetan el esquema de liberación progresiva de cargas previsto por el acuerdo. Estiman, en cambio, que deberían contar con una situación de preferencia en los tráficos que no establezca límites temporales.

Caminos argentinos

La delegación nacional a cargo de las negociaciones del SGT 5 realizó un fuerte reclamo ante los países del Mercosur, Chile y Bolivia para que se reconozca el carácter de país transitado de la Argentina y se permita a transportistas locales participar en tráficos de terceros países.

La iniciativa surgiría a modo de compensación por el gasto de la infraestructura vial argentina que realizan los transportistas de la región (principalmente en el tráfico Brasil-Chile) y está contemplada en el Acuerdo de Transporte Internacional Terrestre (ATIT) suscripto en el marco de la Aladi, aunque ratificado en 1990 por el Mercosur. Pero el reclamo generó resquemores en las representaciones de Brasil y de Chile en el SGT 5. Estos países sostienen que la compensación fue prevista por el ATIT en momentos en que el Estado se hacía cargo del mantenimiento de los caminos. Ahora, argumentan, las rutas están concesionadas, con lo que el pago por el uso de infraestructura se realizaría por medio de los peajes.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.