Una nueva salida para los granos en el Paraná

En poco más de un año, Bunge construyó una terminal en Ramallo. Podrá operar con 1000 camiones por día
Cristian Mira
(0)
27 de septiembre de 2005  

SAN NICOLAS.- Las aguas del Paraná reflejan el tibio sol de los primeros días de la primavera. En la torre de control del puerto, un operador mira atentamente en una de las pantallas de la computadora cómo se va cargando con porotos de soja el buque que atracó hace algunas horas y que en poco tiempo partirá hacia Rotterdam. En la otra, controla el ingreso de un camión que en pocos minutos descargará el cereal que viene del sur de Córdoba.

Desde la semana pasada, esa escena comenzó a ser habitual en la terminal portuaria que la empresa Bunge Argentina inauguró el martes último en la localidad bonaerense de Ramallo. El proyecto forma parte del complejo agroindustrial de la compañía en el que invirtió US$ 300 millones, y que incluirá la construcción de dos plantas de procesamiento de soja, una fábrica de fertilizantes sólidos, cuatro muelles, una playa de estacionamiento para 2200 camiones, tres plataformas de descarga por vía férrea y 12 plataformas volcadoras para vehículos. A su vez, la capacidad de almacenamiento de granos será de 1,4 millón de toneladas de granos y unas 100.000 toneladas de aceite crudo. En esta primera etapa fue inaugurado un muelle, que recibe buques desde junio, dos silos horizontales para almacenar 100.000 toneladas de granos cada uno, tres plataformas volcadoras y una playa de recepción para 1000 camiones.

"La terminal de Ramallo será una vía de salida para gran parte de la producción agrícola del norte bonaerense", explicó Raúl Padilla, presidente de Bunge Argentina. La mayoría de ese volumen tiene como destino los puertos del norte y del sur de Rosario.

La terminal portuaria parece un prodigio de logística y transporte. Construida en poco más de un año, un verdadero récord, puede recibir buques de hasta 270 metros de eslora, aprovechando el canal natural de 60 pies que a esa altura tiene el Paraná. Se realizaron pruebas de simulación para el atraque de buques en la Escuela Nacional de Náutica con el objetivo de despejar dudas sobre eventuales inconvenientes en las maniobras de atraque.

En pocos meses concluirá la construcción de un muelle para la descarga de fertilizantes y una celda para almacenar 60.000 toneladas de estos productos; también, silos verticales con una planta de secado de granos y acondicionamiento.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?