Una relación más productiva

Qué hacer para que el intercambio comercial con China no quede circunscripto a las commodities
Qué hacer para que el intercambio comercial con China no quede circunscripto a las commodities
Carola Ramon-Berjano
Gustavo A. Girado
(0)
7 de agosto de 2012  

En 2008, China publicó el Libro Blanco. Allí pone de manifiesto los lineamientos para reforzar relaciones y cooperación con América latina y el Caribe, y el renglón de relaciones económicas tiene un papel determinante.

Sobre esa base, el Grupo de Trabajo sobre China del CARI elaboró un documento de análisis y, a partir de su contenido, propuestas para encarar la relación con China en términos más productivos.

En 1999, el comercio entre China y América latina era de apenas 8000 millones de dólares; en 2009 subió más de 16 veces: alcanzó los US$ 130.000 millones. China se ha convertido en el socio principal de la región, debido fundamentalmente al auge del comercio de las commodities , pero también como uno de los inversores de mayor envergadura, encabezada por empresas estatales chinas.

Desde que comenzó el proceso de exportación de capitales, en 2002, los capitales de China fuera de su territorio en la forma de inversiones productivas han superado los US$ 60.000 millones, dirigidos a unos pocos sectores con el objetivo principal de abastecerse, y así asegurar la provisión de materias primas básicas (alimenticias y energéticas).

China busca entablar vínculos con países que puedan proveer estas materias primas, es decir, países con quienes pueda establecer relaciones confiables y de largo plazo.

En los últimos años también se incrementaron las relaciones diplomáticas, con numerosos viajes por parte de altos dignatarios chinos y latinoamericanos (es de destacar la visita al país, fines de junio, del primer ministro chino Wen Jiabao). Por otra parte, la cooperación económica también se incrementó y China se convirtió en miembro del Banco Interamericano de Desarrollo en 2008.

En los últimos años China concretó Tratados de Libre Comercio (TLC) con varios países de la región. El primero fue con Chile, en 2008. Al año siguiente, con Perú y en 2010 con Costa Rica. Un posible TLC con Mercosur se ha visto trabado debido principalmente al hecho de que Paraguay es uno de los 23 países que reconocen la soberanía de Taiwan (y para China, la adhesión al principio de "una sola China" es requisito indispensable para la negociación de TLC).

China es, para la Argentina y para gran parte de sus socios comerciales, una de las principales fuentes de abastecimiento de capital reproductivo, mientras que los bienes de consumo importados desde China pierden peso relativo en el comercio bilateral. En 1992, China le vendía a la Argentina sólo el 1% del total de bienes de capital importados por nuestro país, pero hacia 2010 era el segundo proveedor en ese rubro (detrás de Brasil), haciéndose del 22% del mercado argentino de bienes de capital importado (con ventas superiores a los US$ 2600 millones).

El rápido crecimiento de las exportaciones de China en las últimas décadas ha causado sentimientos mixtos.

Por un lado los productores se ven beneficiados por importar insumos a precios convenientes que mejoran su competitividad. Por otro, las empresas están preocupadas porque el dinamismo chino aumenta la competencia de manera directa (en sus propios mercados) e indirecta (en terceros mercados).

Los niveles de inversión de China también se han incrementado, pero casi todas las inversiones confirmadas (92%) se han dirigido a la extracción de recursos naturales, sobre todo en el sector de hidrocarburos. El 8% restante se ha enfocado al mercado interno del Brasil, principalmente a la provisión de infraestructuras y, en menor medida, a las manufacturas.

Un marco propositivo a la vista del Libro Blanco, debería considerar que el comercio bilateral sea más intenso pero que contemple transitar caminos para evitar consolidar un comercio intersectorial que estratifique a la Argentina como exclusivo proveedor de materias primas. La cooperación en ese sentido será fundamental para que el intercambio científico y tecnológico ya puntualizado pueda otorgar más posibilidades de desarrollo para ambas economías y trabajo conjunto.

Crece la lista de chinos ricos

PEKIN (EFE).- China superó por primera vez el millón de ciudadanos con una renta superior a los 10 millones de yuanes (1,56 millones de dólares), mientras que aquellos con más de 1000 millones se elevó a 63.500, según señala un estudio de la revista económica Hurun.

El número de "diezmillonarios" chinos es de 1,02 millones, indica el trabajo según el cual Pekín es la ciudad donde vive el mayor número de ellos (179.000).

El incremento del precio de las viviendas y el rápido crecimiento del PBI fueron las principales razones del aumento del número de millonarios chinos en su país el año pasado, destaca la investigación que no incluye a las fortunas de Hong Kong, Taiwan y Macao.

En noviembre del año pasado, una encuesta efectuada a 980 millonarios chinos por Hurun y el Banco de China reveló que la edad media de los encuestados era de 42 años, con patrimonios valorados en más de nueve millones de dólares.

En febrero de este año, otra encuesta elaborada por ambas instituciones mostró que el número de chinos que colocan capital en el exterior para emigrar se disparó en los últimos meses, con un 60% de los millonarios considerando la posibilidad de marcharse del país.

La revista Hurun, conocida por sus listas y clasificaciones anuales de los ricos chinos, fue fundada en 1999 por el luxemburgués Rupert Hoogewerf.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.