Comercio. Por el derrumbe de las importaciones, el país mantendrá el superávit comercial

Para este año, se estima una caída de 16,2% para las exportaciones y un derrumbe de 20,7% para las importaciones
Para este año, se estima una caída de 16,2% para las exportaciones y un derrumbe de 20,7% para las importaciones Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
16 de junio de 2020  • 17:11

Por la crisis económica que se produjo a raíz del coronavirus a nivel mundial, el comercio internacional sufrirá las consecuencias de la caída del consumo y las restricciones a la movilidad. Para la Argentina, según los economistas consultados, las exportaciones de manufacturas se desplomarán, mientras que las ventas al exterior de alimentos se mantendrá estable.

A pesar de la contracción, se espera que este año el país mejore el superávit comercial de 2019, ya que las importaciones se derrumbarán aún más, producto de la brutal contracción de la actividad económica local.

"Para este año, estimamos una caída de 16,2% para las exportaciones, que alcanzarían los US$54.586 millones. El superávit comercial se mantendrá, ya que las importaciones caerán aún más, con una proyección de 20,7%", señaló Eva Bamio, economista de la consultora Abeceb.

La analista explicó que la crisis de la pandemia cambió todas las proyecciones para este año, en las cuales se estimaba una recuperación de las manufacturas industriales traccionadas por el crecimiento de la economía brasileña, el principal socio comercial de la Argentina. "Esa recuperación no solo que no se dará, sino que Brasil está entrando en una crisis muy fuerte. La producción industrial cayó 18,8% en abril y ya empiezan a haber problemas políticos en la dirigencia de Jair Bolsonaro", explicó Bamio.

La industria más afectada por esta situación será la automotriz, ya que aproximadamente dos tercios de las exportaciones de vehículos tienen al mercado brasileño como destino.

Sobre los efectos de la crisis en Brasil coincidió Matías Rajnerman, economista de la consultora Ecolatina: "La economía brasileña se está achicando a pasos agigantados y se espera que haya una crisis política después del coronavirus, lo que hará que se resienta mucho más la actividad que en otros países y durante más tiempo. Además, el tipo de cambio real con Brasil se apreció 27%, por lo que estamos mucho menos competitivos. Por lo tanto, las exportaciones hacia ese país van a caer por el lado de la demanda y de los precios".

Rajnerman mencionó también la crisis del petróleo como otra razón de por qué las exportaciones no van a crecer como se esperaba. "Vaca Muerta, que iba a ser la joya en la generación de divisas con las exportaciones y el ingreso de inversiones, ahora quedó completamente en pausa", señaló.

En contraposición, por el lado de las exportaciones que crecieron pese a la crisis, se destaca la carne. "China está empezando a moverse de vuelta y compra carnes y vinos. Todavía hay mucha volatilidad en los precios, se juega mucho con la oferta, por la necesidad de ventas", explicó Emma Fontanet, analista de asuntos internacionales en Fundación ICBC, quien señaló que la famosa feria de Cantón se realizará igual por internet, en la cual ya hay más de 250 empresas argentinas inscriptas para participar.

China seguirá comprando alimentos de la Argentina
China seguirá comprando alimentos de la Argentina Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

"China y el resto de Asia ya se encuentran en una etapa de recuperación desde hace varias semanas, lo que podría resultar en un repunte en los volúmenes de exportación de América Latina -explicó un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)-. Sin embargo, la incidencia de los productos básicos en la canasta de exportación de la región hacia Asia, asociada a la trayectoria bajista en las cotizaciones de los commodities deja esperar un impacto moderado en los valores exportados en el corto plazo".

"Por su parte, en la propia América Latina se presenta un panorama sombrío determinado por el estadio temprano de la evolución de la pandemia y las proyecciones de fuertes caída de la actividad, que apuntan a la persistencia de la debilidad del comercio intrarregional", agregó el organismos multilateral.

Por el lado de las importaciones, este año se mantendrá la dinámica recesiva que comenzó con la crisis económica en 2018 y con la disparada del tipo de cambio, que encareció los productos y servicios del exterior.

Además, los economistas señalan que los mayores controles sobre las importaciones desincentivarán las compras que se podrían generar en el corto plazo "para aprovechar un valor del tipo de cambio oficial atrasado".

"La caída de las importaciones se podría ver agravado por regulaciones internas, ya que se está ampliando por goteo las posiciones arancelarias que tienen licencias no automáticas, a medida que hay más presión del mercado cambiario", dijo Eva Bamio, de Abeceb. "Las importaciones van a caer no solo por la contracción del producto, sino por el mayor cierre de la economía", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.