Cómo invertir pese a las restricciones

(0)
17 de diciembre de 2001  

Para analizar hoy alternativas de inversión debe considerarse si los fondos están disponibles en el exterior o en el sistema bancario local. En primer lugar nos referiremos a capital disponible en el exterior.

En líneas generales, la compra de acciones de compañías del exterior requiere seguimiento y es excepcional que pueda ser una estrategia relativamente permanente. La inversión en acciones debe efectuarse sólo ante la identificación (después de un adecuado análisis) de oportunidades específicas en un escenario global favorable, con una adecuada política de stop loss.

Esta debe efectuarse mediante la utilización (con costos razonables o bajos para los riesgos por cubrir) de coberturas vía futuros u opciones de los mismos u otros activos seleccionados, que minimicen los costos de escenarios no previstos. Esta variante se está generalizando, con una amplia oferta de productos denominados estructurados, que normalmente garantizan que no existirá pérdida de capital y que el retorno será variable, dependiendo este último del comportamiento de los precios de los activos involucrados.

Por otra parte, para un inversor medio relativamente "conservador" -tanto en relación con el riesgo crediticio como con la volatilidad de los precios en mercados secundarios- se debe destacar la inversión en productos cuyos subyacentes son préstamos hipotecarios en EE.UU. o desembolsos futuros de sumas predeterminadas (pagos de seguros), con rendimientos mínimos y máximos. La rentabilidad esperada de este tipo de productos tiende a duplicar el rendimiento de plazos fijos en mercados internacionales.

En cuanto a aquellos inversores cuyo capital esté en el sistema bancario local, destacamos lo siguiente:

1) Es prácticamente imposible y poco realista estimar que no existirá la efectivización de alguna pérdida directa. En el mejor de los casos tendrá sólo el costo de oportunidad (por un plazo obviamente más prolongado que los trascendidos 3 meses) por tener el dinero limitado en su uso.

Alternativamente, las diferentes variantes de planes que se están estudiando dentro y fuera del Gobierno tienen implícitas pérdidas potenciales de las inversiones en bancos locales que pueden llegar a ser relevantes.

2) La compra de bienes radicados localmente como cobertura es analizable, pero debe evaluarse que, salvo aquellos comercializables internacionalmente y cuyos precios internos están en línea con el exterior, el resto también tendrá depreciaciones.

Además, en ciertos casos deben adicionarse costos significativos de mantenimiento.

El autor es presidente de Maxinver Consultores en Finanzas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.