Cómo llevar a buen puerto una empresa familiar

Se necesitan reglas claras y profesionalismo en la gestión para sortear las crisis
(0)
13 de diciembre de 2009  

La multiplicación de los modelos de familia ya no es materia exclusiva de la sociología, la antropología y el derecho. El management dedica cada vez más atención a los desafíos que presentan estos nuevos vínculos a las empresas familiares. La convivencia en un mismo espacio de trabajo de familias ensambladas y de los hijos de matrimonios sucesivos plantea diferentes retos y reedita conflictos conocidos.

Según Ernesto Niethardt, profesor del Programa de Gestión Empresaria de la Escuela de Negocios de la UCA, la problemática se centra en la diversidad generacional. "El tema está más vinculado a la relación entre los hijos del primer y segundo matrimonio. La brecha generacional crea otra complejidad en la empresa: se pueden generar tensiones en el plano sucesorio o en la incorporación de familiares", explica.

Ante esta situación, afirma que la clave es mejorar la comunicación y la relación interpersonal. "Hay que generar un clima de diálogo y superar los temas tabú. También es muy importante fomentar una buena relación entre los hijos. En muchos casos, ayuda que tengan la misma formación, valores y educación."

Además, se pueden rastrear salidas en las sugerencias clásicas del management : establecer las reglas de cómo se va a relacionar la familia con la empresa, profesionalizar la gestión y generar estructuras. Para eso, los especialistas recomiendan, antes que nada, definir qué tipo de empresa familiar se busca y acordar un protocolo que se actualiza después de un plazo determinado.

Prevenir conflictos

Una forma de prevenir conflictos, de acuerdo con lo que dice Guillermo Perkins, profesor del Programa de Gestión Empresaria en el IAE, de la Universidad Austral, es organizar buenos sistemas de evaluación, de remuneración y de información. "Los familiares tienen que estar dispuestos a ser evaluados, se tienen que distinguir los diferentes componentes de la remuneración -directorio, trabajo y propiedad-, y se debe tener en cuenta a los dueños que no trabajan en la firma", indica.

En casos extremos, Perkins propone tomar una decisión más drástica: "Si la realidad familiar se empobrece por peleas o divorcios, lo mejor es alejar a la familia de la firma, y ponderar un comportamiento jurídico, que reglamente la vinculación de la familia con la empresa."

Sin embargo, no hay recetas universales. "No se puede generalizar. Cada empresa, al igual que la familia, es un mundo particular, y tiene que encontrar una solución a su medida", advierte Niethardt.

Eso es lo que ocurrió en Giesso, una empresa familiar con más de 125 años de trayectoria en el mercado textil. Su presidente, Mariano Rodríguez Giesso, dice que allí no tienen los inconvenientes típicos de sus pares. La cuarta generación, representada por su madre, encontró la fórmula: separar la familia del trabajo. El control de la sociedad está en manos del único integrante de la familia que trabaja en la compañía. "Es una regla tácita que decidimos mantener", explica Rodríguez Giesso.

"La empresa familiar no es una fuente de trabajo para los familiares sino una fuente de capital. No es bueno mezclar lo personal y lo laboral, pero es inevitable. Por eso creemos que lo más sano es mantener las cosas separadas". Esa premisa, según Rodríguez Giesso, explica la continuidad de la empresa y las buenas relaciones familiares.

75%

  • Es el porcentaje que representan las empresas familiares dentro del total de las unidades económicas que funcionan en la Argentina. El porcentaje es mayor aún en Estados Unidos y Europa.
  • Los personajes

    GUILLERMO PERKINS

    profesor

  • Qué enseña: Programa de Gestión Empresaria.
  • Dónde : en el IAE, de la Universidad Austral.
  • Qué aconseja : los familiares tienen que estar dispuestos a ser evaluados, se tienen que distinguir los diferentes componentes de la remuneración –directorio, trabajo y propiedad– y se debe tener en cuenta a los dueños que no trabajan en la firma.
  • Qué hacer en casos extremos : si la realidad familiar se empobrece por peleas o divorcios, lo mejor es alejar a la familia de la firma y ponderar un comportamiento jurídico, que reglamente la vinculación de la familia con la empresa.
  • ERNESTO NIETHARDT

    profesor

  • Qué enseña : Programa de Gestión Empresaria.
  • Dónde : en la Universidad Católica Argentina (UCA).
  • Qué estudia : su interés está más vinculado a la relación entre los hijos del primero y segundo matrimonio. La brecha generacional crea otra complejidad en la empresa: se pueden generar tensiones en el plano sucesorio o en la incorporación de familiares.
  • Cómo solucionar los conflictos : hay que generar un clima de diálogo y superar los temas tabú. También es muy importante fomentar una buena relación entre los hijos. En muchos casos, ayuda que tengan la misma formación, valores y educación.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.