Como sanción por los cortes de luz, el Gobierno les sacó el control de los fondos de inversión a Edenor y Edesur