Como si fuera poca la incertidumbre local, volvió a escena el "ruido" internacional

Complicaciones en la negociación entre China y Estados Unidos, problemasen Turquía y dudas sobra la recuperación de Brasil empañaron una moderada calma interna
Sabrina Corujo
(0)
12 de mayo de 2019  

Si algo falló para los activos locales en la última semana fue justamente el timing. Cuando un probable pacto político entre el Gobierno y la oposición, y las manos desatadas del BCRA para intervenir en el mercado cambiario, habían logrado, al parecer, calmar un poco la incertidumbre, se complicó el escenario externo -tema que, en realidad, no había sido un peso para el mercado hasta la última semana-. Teníamos nuestros propios problemas y nos concentrábamos en ellos.

Negociaciones entre China y Estados Unidos que se complicaron, ciertos ruidos en Turquía y hasta dudas sobre la recuperación real de Brasil fueron algunos de los puntos que obligaron a volver a poner cierta atención en la coyuntura internacional en general y en los mercados emergentes en particular. En consecuencia, la Argentina tuvo que sumar lo propio y lo ajeno.

Las señales locales fueron un buen punto desde fines de abril. No obstante, costó que lo capitalicen los precios. La jugada política del Gobierno de llamar a un acuerdo de 10 puntos fue un buen dato para el mercado. Ahora el impacto es más temporal -en especial, si se demora- que sostenido en el tiempo. En concreto, solo una continua mejora en la imagen e intención de voto del Gobierno mes a mes podría atraer nuevamente flujos y cierta tranquilidad perdurable. De lo contrario, seguirá la posibilidad de un escenario binario, disparador de volatilidad.

En la agenda financiera no hay dudas de que un nuevo test vino de las colocaciones de letras de la semana pasada y el comportamiento del tipo de cambio. En ambos casos, la nota fue "aprobado". La renovación alta fue el común denominador del resultado tanto de LETE como de Lecap. El objetivo igual se cumplió en un programa financiero que ya está prácticamente cerrado este año.

Mientras que, respecto a la evolución del billete, se observó cierta volatilidad, presionado por los movimientos de las monedas emergentes (y la fuerza del dólar a nivel mundial). Sin embargo, está claro que la decisión del FMI de "liberar" la zona de no intervención sí es un punto que descomprime. Solo se pondrá en discusión si la dolarización se profundiza y los dólares se comienzan a ir más rápido de lo deseado.

De hecho, los análisis actuales se dan en torno de cuál es el real poder de fuego del BCRA para intervenir y cambiar presiones sobre el tipo de cambio. Estos análisis se refugian en las reservas netas, que suman unos US$20.000 millones, frente a unas reservas totales que están debajo de US$70.000 millones (luego del pago del Bonar 2024 la semana pasada).

Es decir, el BCRA está sentado sobre US$20.000 millones más otros US$7000 millones del Tesoro depositados en el Central; e incluso si fuera necesario, el BCRA podría activar parte del REPO con el Banco Popular de China, que en diciembre de 2018 se había extendido a US$17.000 millones. En consecuencia, poder de fuego hay, y sumaría más de US$44.300 millones.

En cuanto a las variables económicas, hay que dejarlas correr. No hay milagros, ni se esperan, con lo cual hay que darles tiempo. Lo mismo para la inflación. El dato de abril, que se conocerá esta semana, no será bueno (pero no debería sorprender), con lo que las expectativas están centradas en mostrar finalmente una tendencia a la baja desde el número de mayo-junio.

En este escenario, no es posible esperar, al menos de corto plazo, que los activos locales se disparen. En el mejor de los casos, si el contexto externo ayuda y el escenario local se mantiene sin grandes novedades, se podrán tomar los mínimos recientes como un piso en un marco en el que se vayan viendo recuperaciones parciales.

Un catalizador que puede despabilar al mercado puede ser el resultado de las elecciones de este domingo en Córdoba, como señal importante para la visión nacional. La razón: explica cerca del 9% del padrón electoral. A esto se sumarán noticias sobre el acuerdo y la seguidilla de encuestas. Por último, pero ya dentro de lo financiero, un dato vendrá desde el índice de mercados emergentes (MSCI), que confirmará la participación de la Argentina en ese grupo desde el 29 de mayo. El peso y la composición se ratificarán mañana, con el punto a favor de poder impulsar -aunque no sea por fundamentals, sino por benchmark- el interés en algunas acciones locales.

Datos para tener en cuenta a la hora de invertir

Una semana que traerá varias novedades

  • Se confirmaría mañana que la Argentina sería incluida en el índice de mercados emergentes. Se estima que su participación en el MSCI emergente será de 0,3%. También se conocerán mañana las empresas que se incluirán
  • Se estima que el Banco Central tiene "poder de fuego" para controlar el dólar, puesto que cuenta con reservas netas por US$20.000 millones (sobre un valor bruto calculado en US$68.000 millones)
  • Esta semana se conocerá el dato de inflación de abril, que ya se sabe que no será bueno. La apuesta a la baja está puesta en mayo-junio

www.portfoliopersonal.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.