En la frontera, la devaluación disparó la demanda de productos argentinos. Compradores bolivianos afluyen a Salta