Expansión. Computadoras que abren los ojos: la economía de la madre de las tecnologías exponenciales