Con algunas rosas entre las espinas, al inversor se le recomienda cautela