Con Cavallo, la deuda llegó a 90.471 millones

Auditoría: datos reservados precisaron, por primera vez, qué deuda pública tenía el país al terminar la gestión del ex ministro.
(0)
26 de diciembre de 1996  

La deuda pública de la Argentina llegó a 90.471,80 millones de dólares al finalizar la gestión de Domingo Cavallo al frente del Ministerio de Economía, de acuerdo con un informe reservado de la Auditoría General, al que tuvo acceso La Nación.

El análisis del organismo de control externo del sector público nacional, que preside el radical Enrique Paixao, precisó también que en los últimos seis meses completos de su gestión, el ex ministro incrementó la deuda pública en 2.958,57 millones.

La Nación intentó tener ayer la opinión del principal responsable de la instrumentación y cumplimiento del programa económico llevado a cabo en la mayor parte del gobierno de Carlos Menem, pero Cavallo no respondió a lo largo de la jornada a la requisitoria periodística.

Objetivos

Cuando se hizo cargo de la conducción económica del país, en enero de 1991, Domingo Cavallo se encontró con una deuda pública de 61.400 millones, equivalente a la casi totalidad del Producto Bruto Interno de entonces, pero sin que se cumpliera con el pago de capitales ni de sus intereses .

Entre sus primeros objetivos como ministro, Cavallo planteó la necesidad de una estrategia de financiamiento de la deuda pública, cuidadosamente programada, con un suficiente alargamiento de los plazos, promediado a lo largo de los próximos 25 años.El ahora ex-ministro planteó en aquella oportunidad que el país no podía dejar de cumplir sus compromisos con los distintos organismos nacionales e internacionales si quería volver a ser un Estado confiable.

Así, concretó con éxito la renegociación con el FMI y con los organismos multilaterales, lo que implicó arribar a los poco más de 90.000 millones puntualizados por la Auditoría, pero, con un cambio sustancial en su composición, ya que el 68,84% de las obligaciones está basado en títulos públicos, con vencimientos pactados desde 1996 hasta el año 2.020.

Compromisos

El Estado nacional deberá cancelar compromisos por 41.582,77 millones de dólares en el período 1997-2001, indicó en su informe al Ejecutivo y al Congreso el organismo que preside Paixao. De acuerdo con los datos de la Auditoría, el valor anual máximo a pagar por los cumplimientos renegociados se registrará en 1999 y superará los 9.000 millones de dólares.

Informe final

El ex-ministro de Economía, Domingo Cavallo, dejó una deuda pública de 90.471,80 millones de dólares, prácticamente al término de su gestión, de acuerdo a un informe reservado de la Auditoría General al que tuvo acceso La Nación.

Cuando asumió en enero de 1991 el principal responsable del programa económico, durante el gobierno de Carlos Menem, se encontró con una deuda pública de 61.400 millones, según datos del ministerio de Economía y del Fondo Monetario.

La Argentina quedó así con 29.071 millones más de deuda, luego de haber efectuado un vasto proceso de privatizaciones de empresas públicas que permitió una recaudación de 23.948,6 millones, incluyendo allí 11.440,8 millones obtenidos en efectivo y 12.507,8 millones de rescate de títulos públicos.

Cavallo aumentó la deuda en su último semestre completo al frente del ministerio en 2.958,57 millones de dólares, con un incremento respecto al 31 de diciembre de 1995, equivalente al 3,38% del total adeudado por el país.

Este crecimiento fue menor al alcanzado en el primer semestre de 1995,cuando el stock de deuda subió un 6,03% con respecto a lo que debía el país al 31 de diciembre de 1994.

El informe final de la Auditoria General de la nación se refiere en forma pormenorizada al relevamiento y análisis llevado a cabo sobre el stock de deuda pública nacional al 30 de junio de 1996, solo 20 días antes que Cavallo abandonara el gobierno.

La Auditoria que preside el doctor Enrique Paixao, es el principal órgano de control externo del sector público nacional.Su objetivo central es el control externo posterior de la gestión presupuestaria, económica, financiera, patrimonial y legal de la administración central, organismos descentralizados, empresas y sociedades del estado, entre otros.

El análisis de la última etapa de la gestión Cavallo en materia de deuda pública fue remitido al Congreso de la Nación y al Ejecutivo en la última semana.

Entre las principales conclusiones el organismo que conduce Paixao señaló que el incremento de la deuda en prácticamente 3.000 millones en los últimos seis meses de Cavallo se explican por el incremento de la deuda en títulos (5.089 millones entre emisiones y ampliaciones).En el stock total los títulos significaron el 68,84% de las obligaciones,mientras que al 31 de diciembre de 1995 participan con el 66,60% del total del stock).

Este aumento de la deuda en títulos públicos durante el primer semestre de 1996, señaló la Auditoría, inplica un regreso al crédito voluntario como principal fuente de financiamiento, luego de las condiciones restrictivas en que se desenvolvió el mercado de capitales durante el primer semestre del año 1995, que obligaron a recurrir mayoritariamente a los organismos multilaterales de crédito.

Como sucediera durante todo el año 1995, la emisión de títulos continuó desarrollándose en un marco de diversificación de monedas.

Cabe recordar que el mismo ministro de Economía de entonces, señaló durante una conferencia realizada al final de su gestión en la Bolsa de Comercio, que "el aumento de la deuda externa en dólares u otras divisas, es el reflejo de la confianza que hay en el exterior".

En esa oportunidad Cavallo atribuyó el aumento de la deuda a su consolidación con bonos en dólares y al financiamiento de inversiones, sobre todo en infraestructura.

Estructura de la deuda

En el análisis de la Auditoría sobre la estructura de la deuda que tiene el país con el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata, el 58,34% corresponde a emisiones para el ajuste del sector público.

Del porcentaje restante, el 22,89 % se destinó a gastos de infraestructura pública, el 14, 64% se refirió a estudios y equipamiento para reformas del estado y el 4,l3% al pago de líneas de crédito.

La Auditoría también examinó el vencimiento de los pagos contraídos con organismos multilaterales.

Al respecto señaló que se observa un progresivo incremento de los montos a pagar desde el año que termina hasta el año 2.001, cuando se produce el pico de los compromisos de deuda contraída, para luego reducirse progresivamente hasta más allá del año 2.020.

Finalmente y en relación a la concentración de vencimientos en concepto de pagos de intereses y comisiones, el informe destacó que el pico se producirá en 1999, con más de 1.500 millones de dólares a pagar.

Se concentran fuertes pagos hasta el 2001

El Estado nacional deberá cancelar obligaciones de la deuda pública por U$S 41.582,77 millones durante el período 1997-2001, lo cual equivale a un pago anual promedio de U$S 8316,55 millones, según un informe de la Auditoría General de la Nación. El valor anual máximo a pagar se registrará en 1999, y superará los U$S 9000 millones.

El trabajo, elaborado por la gerencia de deuda externa del organismo que preside Enrique Paixao, concluye que las obligaciones anuales hasta el 2001 han aumentado, como consecuencia de la política de emisión de títulos de corto y mediano plazo.

El análisis de la evolución de la deuda pública argentina está contenido en un trabajo titulado "Informe de flujos de fondos de títulos públicos en moneda extranjera, emitidos al 30 de junio de 1996", el último semestre de la gestión de Domingo Cavallo al frente del Ministerio de Economía.

Durante ese período la Argentina continuó emitiendo deuda voluntaria por un total de U$S 4973,91 millones, en distintas monedas europeas, y yenes "con el propósito de distribuir el riesgo cambiario".

"No obstante -destaca el informe de la Auditoría- dada la gravitación del dólar en la economía mundial, y la especial alineación del peso con dicha moneda, toda devaluación del mismo se transforma para la economía argentina en incrementos de valor de los pasivos denominados en monedas europeas y yenes".

Etapas

El trabajo del organismo de control está contenido en un análisis de tres etapas de vencimientos:1997-2001, 2002-2006 y 2007-2023. En todos estos períodos el monto de obligaciones a cancelar suman los U$S 81.604 millones.

En el primer tramo hay una fuerte concentración de pagos (el 53,49 % de los pasivos), ocasionada fundamentalmente por la profundización de la política de emisión de letras externas a mediano plazo.

Para todo ese período, el promedio de las obligaciones anuales rondaría los U$S 8316,55 millones.

En la segunda etapa, entre los años 2002 y 2006, las obligaciones a cancelar sumarían U$S 17.790,09 millones, lo cual representa el 22,88 % de los pasivos.

En esta segunda etapa el pago promedio anual que deberá hacer el Gobierno asciende a U$S 3558 millones. El mayor se concentra el el 2002, con más de U$S 5200 millones.

Durante la tercer etapa de análisis (2007-2023) la curva de los compromisos adquiere la forma de una meseta, con flujos anuales medios de U$S 1080 millones.

En ese período los vencimientos reconocen como razón casi exclusiva la obligación de pago de intereses de los bonos del Plan Brady, Par y Discount, y las amortizaciones e intereses de los Active Participate Interest (API), emitidos en 1988 a 25 años. De los Brady sólo se registran como deuda los intereses, ya que la amortización fue adelantada por el Gobierno y depositada en la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.