Pese a las restricciones, Grimoldi consiguió un préstamo millonario para refinanciar su deuda

Grimoldi, fundada en 1895, se encuentra en un proceso de "reestructuración ordenada"
Grimoldi, fundada en 1895, se encuentra en un proceso de "reestructuración ordenada" Fuente: Archivo
(0)
23 de septiembre de 2019  • 10:06

En un contexto en el que el crédito privado está virtualmente paralizado, la cadena de zapaterías Grimoldi logró algo que puede parecer una quimera: un préstamo millonario de bancos locales que le dará aire para refinanciar su deuda y avanzar en la reestructuración de la empresa, que en mayo pasado solicitó un Procedimiento Preventivo de Crisis.

El préstamo es por $235 millones y, según se detalla en el documento presentado ante la Comisión Nacional de Valores (CNV), está orientado a inyectar capital en su actividad industrial y a "sustituir distintos pasivos financieros de corto plazo por préstamos de largo plazo mejorando sustancialmente el perfil de su endeudamiento financiero". "Esto mejora mucho la estructura de capital de la compañía y nos ayuda a planear con un horizonte más largo los próximos pasos de la compañía", dijo a LA NACION Alberto Grimoldi, bisnieto del fundador de la cadena, aunque agregó que "faltan aún varios meses de grandes sacrificios".

La ayuda llega en un momento en el que, según el último informe monetario del Banco Central, los préstamos en pesos al sector privado continúan mostrando una tendencia descendente, con una caída de 3,2% mensual en agosto -en términos reales y ajustados por estacionalidad- y superior al 40% interanual.

"La negociación fue larga, pero no ardua. El préstamo sindicado se realizó con cinco bancos con los que trabajamos históricamente y el Santander lo lideró muy eficientemente", dijo Grimoldi , y agregó: "Se priorizó la operación del negocio de los próximos meses. Eso se logró con un esquema en el que el préstamo a 48 meses se actualiza por UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) y desembolsos trimestrales de capital que empiezan a realizarse dentro de 12 meses".

Los prestamistas son los bancos Santander, Comafi, Galicia, Macro y BBVA. Grimoldi ofrece como garantías de cumplimiento la cesión fiduciaria de futuros flujos por ventas con de tarjetas de crédito, una hipoteca sobre un inmueble en Pilar y una serie de pagarés. Por su parte, el capital devengará intereses compensatorios a una tasa de interés fija equivalente al 17% nominal anual.

La firma, que cotiza en la bolsa local, había anunciado en mayo que se embarcaba en un proceso de "reestructuración ordenada" que implicaba "ver cuáles son los locales que ya no son rentables". En ese momento la empresa también había anticipado que en el proceso se negociarían los puestos de trabajo de aproximadamente el 10% de la plantilla.

"La economía de consumo no cambió mucho desde ese momento salvo por la aparición del Plan Ahora 12 reformado, que implementó el Gobierno. Este mitigó la caída del consumo, que parecería haberse estabilizado, aunque aún está por debajo de los indicadores históricos", dijo Grimoldi, y explicó que durante los últimos meses se renegociaron las condiciones de alquiler de todos los locales "logrando el equilibrio económico de la mayoría".

Para el empresario, el sector del calzado "continúa teniendo que transformarse rápidamente y redefiniendo el abastecimiento de productos ya que depende de variables como el precio del dólar, la tasa de interés, el control fiscal, la oferta internacional de productos y el nivel de proteccionismo, entre otras, que varían de manera súbita periódicamente". "No es lo más eficiente, ni lo más sano y como consecuencia muchos planes e inversiones se postergan indefinidamente", sostuvo.

Grimoldi comenzó su actividad en 1895 como una fábrica de calzados. Durante el siglo XX desarrolló sus tiendas minoristas y llegó a expandirse hasta Uruguay. Desde la década del 80 comercializa marcas como Hush Puppies, Kickers, Aldo y Merrell.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.