Persisten los cortes de luz en algunos barrios porteños y el Gobierno admite que hay más de 35 mil usuarios afectados