El escenario. Con la lupa en la ley para frenar el goteo