Con precios en alza, la siembra de soja volvería a ser récord

El cultivo superaría los 18 millones de hectáreas y restará superficie al trigo y al maíz
Fernando Bertello
(0)
27 de mayo de 2009  

Pese al desplome de la cosecha de soja, que hasta el momento está terminando la campaña con un volumen estimado en 32,2 millones de toneladas, lo que significa como mínimo 14,3 millones de toneladas menos que el año pasado, la próxima siembra de la oleaginosa, que arranca en octubre, volvería a ser récord.

La firmeza de sus precios, la menor inversión necesaria respecto de alternativas como el maíz, que requieren el doble de gasto, y la cantidad inferior de restricciones oficiales para exportar el poroto son los atractivos que ofrece el cultivo estrella de la Argentina para los productores.

En ese contexto, según la consultora Agritrend, la siembra de soja podría pasar de 17,3 millones de hectáreas del ciclo 2008/2009 a un rango de entre 18,16 y 18,85 millones de hectáreas. Así, la superficie crecería entre 5 y 9%respecto del último ciclo. Se trata de una variación en función de lo que la soja ganaría de área a expensas de cultivos como el trigo y el maíz.

"Seguramente habrá más soja y eso por una cuestión de precios y de menor intervención en el mercado", señaló Gustavo López, de Agritrend. Según el consultor, la superficie con la oleaginosa podría llegar a ocupar el 65% del área de siembra de todos los cultivos, que este año rondaría entre 29,4 y 29,8 millones de hectáreas.

Desde la Sociedad Rural Argentina (SRA), Ernesto Ambrosetti, jefe del Instituto de Estudios Económicos, coincidió en que la soja volvería a tener una siembra récord. "El área podría subir un 5 por ciento y superar los 18 millones de hectáreas porque la soja es el cultivo con menos restricciones para exportar y de intervención, pero la contra es que la Argentina se ha hecho sojadependiente ", señaló.

Por el lado de los precios, la soja está firme. Ayer, en Chicago subió US$ 7,16, a 435,60 la tonelada, mientras que en Rosario la mercadería disponible mantuvo los $ 1030 la tonelada del viernes pasado. Desde principios de marzo, aquí la oleaginosa acumula una suba de más del 26 por ciento.

El principal factor que reactivó las cotizaciones fue la merma en la producción a causa de la sequía. Contra 46,3 millones de toneladas del ciclo pasado, ahora la producción final apenas superaría los 32 millones de toneladas, según la Rural. Se trata de un nivel por debajo de los 50 millones de toneladas de capacidad instalada de la industria, lo que presiona sobre los valores. "Las industrias necesitan mercadería", subrayó Lorena D´Angelo, especialista de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Si el clima acompaña, en la Rural creen que en la próxima campaña la oleaginosa podría tocar una producción de 50 millones de toneladas, un volumen que ya se esperaba este ciclo, pero que la sequía malogró.

Con más siembra de soja, todos las proyecciones apuntan a que el trigo y el maíz perderán área a manos de la oleaginosa. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el área con trigo bajaría en 850.000 hectáreas respecto del año pasado, a 3,7 millones de hectáreas.

Además de la sequía, parcialmente cortada con las lluvias de este último fin de semana, un factor que le resta incentivo a la siembra del cereal es la intervención del Gobierno, lo que deprime los precios respecto de otros países. Para comparar, sin retenciones ni injerencia gubernamental, con más de US$ 220 por tonelada al productor, en Uruguay el valor del trigo supera en más de US$ 60 el de la Argentina.

En cuanto al maíz, López cree que este grano podría resignar entre 100.000 y 300.000 hectáreas. "Las hectáreas extras para la soja van a venir del trigo y el maíz", coincidió Ambrosetti.

Mientras se aguarda una nueva siembra récord de la oleaginosa, los especialistas siguen contabilizando el impacto de la caída en la cosecha de soja de este año. Con una producción un 31% menor, la Rural calcula que el ingreso por divisas del complejo sojero será en 2009 de US$ 13.897 millones, un 33% menos que en 2008.

Según la entidad, el complejo sojero aportará este año por retenciones US$ 4542 millones, lo que representa una disminución del 43% versus 2008. En la actualidad el 85% de las retenciones agrícolas que cobra el Gobierno proviene del complejo sojero.

En este escenario, Ambrosetti puntualizó que la baja en los ingresos abre un desafío para la próxima campaña. "Si bien la soja volvería a marcar un récord de superficie, porque tiene ventajas frente a otros cultivos, la fuerte disminución en los ingresos pone en riesgo la inversión tecnológica para el próximo ciclo y, con ello, la productividad futura", opinó el especialista de la Rural.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.