Concluyó la misión y hay optimismo oficial

Los técnicos prepararán el informe que se elevará a Washington; reiteran la necesidad de dialogar con los bonistas
Jorge Rosales
(0)
27 de febrero de 2004  

La segunda revisión del acuerdo de tres años por parte de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) culminó ayer y el staff se prepara para elevar el informe técnico a la conducción del organismo en Washington, en un clima de moderado optimismo por parte del Ministerio de Economía.

La delegación que encabeza el británico John Dodsworth se reunió ayer por separado con el ministro Roberto Lavagna y con el titular del Banco Central, Alfonso Prat-Gay.

La sensación de los funcionarios coincide en destacar que las metas cuantitativas han sido aprobadas por el staff en materia fiscal, financiera y monetaria. "Se repasaron todos los temas. La misión se queda 48 horas a escribir el informe y existe una sensación cautelosamente optimista", dijo una fuente del Palacio de Hacienda.

Por la mañana, los enviados del Fondo se reunieron con Prat-Gay y el vicepresidente del Banco Central, Pedro Lacoste. Las pautas relativas al sistema monetario y bancario fueron aprobadas, según una fuente de la entidad monetaria.

"Se está trabajando"

Luego, la delegación se trasladó al Palacio de Hacienda, donde conversaron con el ministro Lavagna por 45 minutos y luego mantuvieron una nueva reunión hasta cerca de las 18 con el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen. De todos modos, el ministro cree que aún no es posible hablar de un final feliz. La revisión, dijo Lavagna ayer en declaraciones radiales, no está cerrada. "Se ha estado trabajando estos días y se sigue trabajando todavía", afirmó el ministro, que el miércoles se reunirá con el bloque de diputados justicialistas para analizar la negociación de la deuda, diferencias por el impuesto al tabaco y reforma impositiva para enfrentar la evasión aduanera, entre otros proyectos.

Tras desmentir algún problema de salud (ver aparte), Lavagna se refirió a las declaraciones del presidente del gobierno español, José María Aznar, que dijo el martes que la Argentina debe ayudarse a sí misma. "Yo creo que España debe ayudarse a sí misma también. Cada país debe ayudarse a sí mismo. Cuando usted ve el último informe que sacó la Unión Europea sobre la economía de los países de Europa, incluyendo España, va a ver que le señala ahí una serie de problemas estructurales", indicó el titular del Palacio de Hacienda.

En cambio, el funcionario no volvió a mencionar la idea de aceptar un paquete de ayuda de la comunidad internacional, como en los últimos días. En este sentido, existen dos versiones contrapuestas: una indica que el ministro ha conversado esta iniciativa con algunos de sus pares del G-7 -entre ellos el alemán Hans Eichel, que estuvo en Buenos Aires-, mientras que la otra sostiene que el ministro apela a este recurso para demostrar la imposibilidad de mejorar sustancialmente la oferta de Dubai.

En todo caso, para las autoridades del G-7 y para el FMI cualquier paso en este sentido debe estar precedido de un avance importante en el diálogo con los acreedores afectados por el default. Una fuente cercana al ministro dijo que "es imposible" pensar en una reducción importante de la quita planteada en Dubai, pero admitió que la oferta se flexibilizará.

El vocero del FMI, Thomas Dawson, dijo ayer que el diálogo con los bonistas "será obviamente un factor importante y será tenido en cuenta para la segunda revisión".

En su habitual rueda de prensa, Dawson expresó su beneplácito por la reunión entre el comité global de bonistas argentinos y un representante técnico del Gobierno, Federico Molina, que encabeza la oficina financiera del país en Washington.

"Estamos felices de que la reunión haya ocurrido (el martes pasado, en Nueva York), pero no podemos caracterizar qué hará el Fondo o cuándo", dijo Dawson, en referencia directa a la decisión que deberá adoptar frente a la segunda revisión del acuerdo con la Argentina.

En 12 días la Argentina deberá hacer frente a un vencimiento por 3100 millones de dólares con el FMI, que el presidente Néstor Kirchner condicionó a la aprobación de las metas por parte del director gerente del Fondo.

La forma en que evalúen el proceso de negociación de la Argentina con sus acreedores privados la misión técnica que está en Buenos Aires, la gerencia del FMI y el directorio será el factor clave para la aprobación de la segunda revisión del programa. El vocero ratificó que uno de los ejes del debate es "la llamada política de préstamos a países en mora, que incluye las discusiones (del país) con los acreedores privados externos".

Acuerdo fiscal

El gobierno de Santa Fe se sumó ayer a los Programas de Financiamiento Ordenado (PFO) para alinear las cuentas fiscales de las provincias. El ministro Roberto Lavagna y el gobernador Jorge Obeid suscribieron en la Casa de Gobierno el convenio vigente para este año, en el contexto del programa con el FMI.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.