Conductores de Uber y taxistas, de rivales a aliados con un enemigo común