Confirman el aumento del desempleo

La tasa se ubicaría en el 18,5%, y hay consenso en que el dato de octubre "ya es viejo" y que pronto se llegará al 20 por ciento
Silvia Stang
(0)
13 de diciembre de 2001  

Si bien los analistas señalan que el índice de desempleo medido en octubre último y que se conocerá mañana será de alrededor del 18,5% -un número tras el cual se esconde la realidad de 2.850.000 personas sin ocupación-, también coinciden en que el dato será esta vez "más viejo que nunca", por culpa del cambio de escenario de los últimos días, que habría llevado a un mayor deterioro de la ya golpeada situación laboral.

El índice que se conocerá hoy superará en dos puntos el obtenido en la encuesta de mayo último y en casi cuatro puntos a la desocupación estimada un año atrás, del 14,7 por ciento.

Y, más allá de que las estimaciones numéricas puedan variar en función de los nuevos datos de población del censo, se calcula que las personas que se sumaron a las filas de desempleados desde octubre de 2000 son entre 500.000 y 600.000. En tal sentido, si bien hay quienes predicen que la desocupación llegará en mayo de 2002 al 20% de la población activa, algunos advierten que a esa tasa ya se debe haber llegado por estos días, aunque eso aún no se refleje en los resultados de la encuesta realizada dos meses atrás por el Indec.

¿Datos viejos?

En el Estudio Broda sostienen que el índice más probable se ubicará en torno del 18,5 por ciento. Pero advierten que se trata de una tasa que no alcanza a captar la destrucción de puestos que continúa, y que admite como una de sus causas el castigo que recibió la economía informal, donde se concentra el 40% del empleo en el país. En tal sentido, la estimación es que, tal como están las cosas, habría más despidos que blanqueos.

Por eso, tanto en el estudio de Miguel Angel Broda como el economista Orlando Ferreres señalan que para la próxima medición del Indec se estará llegando a un desempleo del 20% de la población activa, lo que sería un récord absoluto, luego de que el índice tocó su máximo histórico en mayo de 1995, cuando en plena crisis del tequila llegó el 18,4 por ciento.

"Las medidas de restricción al manejo de efectivo tienen un efecto mixto: por un lado hay gente que busca gastar más para no tener el plazo fijo pisado, pero a la vez muchas actividades disminuyen su ritmo y, por lo tanto, sus niveles de empleo", sostuvo Ferreres, en diálogo con LA NACION.

"El plan de déficit cero ya provocó una caída de la actividad; la bancarización obligatoria afecta la demanda y golpea a los sectores informales y, sobre llovido mojado, si ahora eliminan los beneficios de los planes de competitividad, la situación es muy grave", analizó Héctor Valle, de la FIDE.

Valle, ex titular del Indec, puntualizó que uno de los sectores más afectados será el de la industria de la indumentaria, ya que sería uno de los que más perdería con la quita de incentivos impositivos que ahora quedarán sin efecto y porque se trata de un sector que, según se estima, tendrá una pérdida particularmente intensa de puestos de trabajo en negro.

Para Artemio López, titular de Equis, la encuesta oficial cuyos resultados se conocerán hoy "es supervieja", ya que "ahora la situación es doblemente crítica" respecto del momento del relevamiento, al tiempo que estimó que ya debe existir una tasa de alrededor del 20 por ciento.

Según el analista, las zonas que sufrirían efectos más graves por las medidas de restricción al manejo de efectivo serían el Gran Tucumán, el segundo cordón urbano bonaerense, Bahía Blanca, el Gran Rosario, Mar del Plata y la zona sur de la Capital, donde hay muy pocos hipermercados y, por tanto, más comercios pequeños.

Nuria Susmel, de FIEL, consideró que con las medidas bancarias que rigen desde la semana última, "algunos blanqueos habrá, como dicen en el Gobierno, pero le están dando un golpe terrible a la economía en negro".

Pero Susmel explicó que no cree que la eliminación de los planes de competitividad tenga un efecto muy fuerte. "Por supuesto que bajar el costo laboral incentiva las contrataciones, pero eso no alcanza, porque la demanda de empleo se deriva de la demanda del producto", justificó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.