Confirmó Uruguay que existe un brote

Ratificaron el resultado de los análisis
(0)
27 de octubre de 2000  

MONTEVIDEO.- El resultado de los exámenes realizados en Río de Janeiro fue terminante: la fiebre aftosa ha vuelto a Uruguay tras diez años de ausencia, y el primer efecto negativo ha sido el sacrificio de unos 5800 animales y la detención de las exportaciones de carne que estaban a punto de salir, lo que es poco frente al costo económico que supone para el país este problema.

Las ventas de carne a los países que exigen la calidad de "libre de aftosa sin vacunación" habían constituido el impulso de las exportaciones, en un año en que se prolongó la recesión de 1999 y en el que el desempleo ha llegado a récords históricos.

Por disposición del gobierno, todas las exportaciones de carne están suspendidas.

El director de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Julio Barozzi, anunció a la prensa el resultado de las muestras enviadas el martes al Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa), en Río de Janeiro. Previamente habían circulado algunos rumores que decían que los exámenes darían negativo, al igual que resultados primarios hechos en Montevideo.

Pero no hubo sorpresas. "Es trágico", dijo Barozzi.

Los firmes indicios de los técnicos habían llevado al gobierno a denunciar públicamente el hecho, ordenar el sacrificio de unos 5800 animales: 75 del productor Enrique Arbiza (arrendatario del campo donde se originó el foco) y el resto de los campos linderos. Se estima que la aplicación del rifle sanitario terminará hoy.

En tanto, militares y policías han formado un cordón de seguridad en torno del departamento de Artigas para evitar entrada y salida de animales y de todo lo que pueda provocar contagio y agravar el problema.

Pese a ello, el propio jefe político departamental, el intendente Carlos Signorelli, descubrió con sorpresa como se violaban los dispositivos de cierre de fronteras.

Desde un helicóptero vio llegar un bote proveniente de Brasil por el río Cuareim y exclamó: "¡Eso es contrabando!"

Sin ventas

En tanto, las exportaciones de carne quedaron suspendidas, lo que implica millonarias pérdidas para la industria frigorífica y la economía en general.

Versiones contradictorias surgieron del gobierno de Estados Unidos. Las agencias de noticias informaron que el Servicio de Inspección de Salud de Animales y Plantas (Aphis, según sus siglas en inglés) había prohibido el ingreso de "cualquier producto animal de Uruguay", pero el embajador de EE.UU. en Montevideo, Cristopher Ashby, expresó otra versión en la Casa de Gobierno, donde firmó un convenio bilateral.

"No vamos a reducir ni bloquear las exportaciones de carne uruguaya", dijo Ashby, que elogió la forma en que se manejó la administración uruguaya.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.