Congresos y ferias siguen dando pelea

El sector movilizó a más de 255.000 visitantes extranjeros, que se reflejó en un gasto turístico por más de US$ 800 millones
(0)
11 de diciembre de 2001  

A pesar de la crisis económica, el negocio de las ferias y congresos en la Argentina sigue siendo una opción atractiva para las empresas que necesitan alcanzar un contacto directo con sus clientes y proveedores.

En los últimos ocho años, el mercado de los congresos registró un incremento del 116%y el número de ferias y exposiciones creció el 56%, hasta alcanzar una facturación conjunta de US$ 1314,1 millones en 2000.

"En la década del ´80 el negocio de las ferias y congresos era visto por las empresas como un medio publicitario más, pero con la llegada de los grandes jugadores del rubro en la última década el mercado alcanzó los parámetros de funcionamiento internacionales", explicó el arquitecto Jorge Cozzi, director de la firma Uniline, perteneciente al grupo inglés DMG.

La gran ventaja que ofrece este tipo de encuentros es la posibilidad de concentrar en un mismo lugar toda la oferta y la demanda de una industria o un sector de la producción. "Tener a todas las empresas proveedoras y a los clientes reunidos en un mismo predio durante 3 o 5 días es algo que sólo se puede lograr a través de ferias, congresos y exposiciones temáticas", indicó Sara Viton, presidenta de la firma local Viewpoint, otro de los grandes jugadores del rubro.

Crisis como oportunidad

En un momento complicado para el país, las empresas organizadoras de este tipo de encuentros aseguran que las ferias y congresos se convirtieron en la alternativa más económica para salir a captar nuevos clientes.

"La clave de las exposiciones monográficas (las que no están abiertas al público en general y responden exclusivamente a un sector económico) es la posibilidad de concretar negocios. Las empresas se están dando cuenta de que tienen que participar en este tipo de eventos no sólo para mostrarse, sino también para generar contactos y cerrar operaciones", manifestó Viton, que acaba de ser elegida secretaria de la Asociación Argentina de Organizadores y Proveedores de Exposiciones y Congresos (AOCA).

La entidad, que está presidida por Carlos de Elias, reúne a las firmas organizadoras de congresos, ferias y exposiciones y a los proveedores vinculados con la actividad: desde los dueños de los predios, como Costa Salguero y Ogden Rural, hasta compañías de sonido, iluminación y videoconferencias, hoteles cinco estrellas y las firmas que se especializan en la construcción de stands.

En el sector admiten que además de la crisis económica, el otro factor que dificulta su actividad es la proliferación de encuentros poco profesionales, cuyas repercusiones negativas afectan a las empresas más serias.

"En los últimos años hubo mucha gente que se metió a improvisar en este negocio y que perjudicó la imagen de toda la industria. Por esta razón, las grandes compañías que son invitadas a estos eventos deben ser muy cuidadosas a la hora de elegir en cuál exposición van a participar, porque lógicamente el presupuesto no les alcanza para estar en todas", subraya Cozzi.

Generación de divisas

Además de generar negocios dentro de cada industria, las exposiciones y los congresos cumplen un papel fundamental como impulsores del turismo.

En el último año, el gasto turístico generado por congresos y ferias alcanzó los US$ 800 millones, debido a la gran afluencia visitantes internacionales.

Según estadísticas de AOCA, en 2000 visitaron el país más de 255.000 extranjeros en total para participar de congresos y ferias en la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.