Contadores, en guerra con Silvani