Continúan los operativos sanitarios en la hacienda de General Villegas

Las muestras de sangre que se extraen a los rodeos son remitidas al Senasa
Franco Varise
(0)
30 de agosto de 2000  

GENERAL VILLEGAS.- "Que se está vacunando no hay dudas, eso es así", expresó de manera rotunda Gilberto Alegre (PJ), intendente de General Villegas a propósito de los operativos que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) está realizando sin pausa en toda la región.

Ayer por la tarde un equipo compuesto por dos paratécnicos extrajeron muestras de sangre de numerosos animales del establecimiento La Valeria, de Oscar Lago. Esas pruebas serán remitidas al laboratorio del Senasa ubicado en la localidad de Martínez para estudiar la posible presencia del virus de la aftosa.

Convocado desde Trenque Lauquen, el veterinario Lorenzo Prietto dirigió el operativo y no hizo declaraciones. Sólo se dedicó a extraer sangre con una jeringa que después vertía en unos pequeños tubos de ensayo. La hacienda, mayormente de cruza Indica, provenía del Norte del país.

En la zona resulta común que los productores adquieran ganado en la provincia de Formosa para luego engordar y terminar en estos campos de mayor capacidad forrajera. Precisamente, Lago ha sido unos de los productores que más hacienda ha comprado en esa provincia.

Sistemáticamente, el ganadero intentó quitarle importancia al asunto: "Ves qué sana está la hacienda", repitió constantemente.

Pero ciertos detalles evidenciaron preocupación, una sensación compartida por muchos de sus pares. Así, desde que el tema aftosa terminó instalándose en la zona comenzó a tomar precauciones. Y cada vez que vuelve a su casa desinfecta sus zapatos y las ruedas de su vehículo. Además, ordena que los que trabajan con él hagan lo mismo. "No nos bajemos por las dudas", advierte a La Nación durante una breve visita a un corral de animales ubicado a escasos kilómetros de la zona del sangrado. "Miremos desde la camioneta porque la aftosa puede contagiarse por la suela de los zapatos y aunque dicen que no hay nada, hay que estar precavido", explicó este ganadero que posee unas 7000 hectáreas con alrededor de 12.000 cabezas.

Consultado acerca del contrabando de ganado desde Paraguay, Lago aclaró que jamás recibió ofertas en ese sentido. "Se habla de una diferencia de precio del 20 por ciento y ese margen creo que no es demasiado tentador para a arriesgarse y armar toda una organización dedicada al contrabando", deduce.

Las medidas adoptadas por el Senasa, a criterio de Lago, han sido bien tomadas. Sostiene que, de todos modos, deberían haberse adoptado mucho antes. Algo en lo que coincide Roberto Albin, de la Consignataria Albin, de esta ciudad, que asimismo agregó: "Creo que la información debería haberse manejado de otra manera porque a los productores no les gusta que se metan en su casa y tomen decisiones por él", dijo.

Contradicción

Luis Galli, aparte de ocupar buena parte de su tiempo como abogado, es propietario de un tambo de 400 animales localizado en la localidad de Buchardo, Córdoba, a unos 100 kilómetros de General Villegas. "Me avisaron desde el Senasa y en forma obligatoria vacunaron toda la hacienda chica", comentó Galli, al tiempo que detalló: "Ahora van a volver esta semana para revacunar", dijo.

Este es uno más de los tantos testimonios de productores ganaderos en la región que atestiguaron la vacunación de su hacienda, pese a la categórica negativa del gobierno nacional.

Y hay más. En un campo del noroeste de La Pampa ayer un productor, que prefirió no ser identificado, amenazó con asistir a la revacunación de su ganado con un escribano.

Sin embargo, un alto funcionario del Senasa provincial le advirtió que no lo hiciese y, de todas formas, los paratécnicos efectuaron la tarea en unos 1000 animales. Curiosamente los frascos de vacuna empleados, detalló, no contaban con ningún tipo de inscripción.

"Es contra la aftosa, no hay dudas". Así se expresó Alfredo Sanchi, veterinario particular de General Villegas al verificar los frascos con los que cuenta La Nación y que aparentemente fueron utilizados en la vacunación del ganado la semana anterior.

En la veterinaria Pontigia Villegas también certificaron que dichos envases difícilmente podrían contener otro tipo de producto.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?