Contrastes de una Argentina que tiene un alto potencial

Hay capacidad de adaptación, pero poca planificación; muchos recursos y mala logística
Carlos Manzoni
(0)
17 de mayo de 2015  

Una de cal y una de arena. Ésta parece ser la mejor expresión para hacer una descripción de las ventajas y desventajas que presenta un país tan complejo como la Argentina. Desde la óptica de las empresas, se observa que existe en estas tierras una capacidad de adaptación única, pero al mismo tiempo hay un déficit colosal en logística. La excepcional dotación de recursos naturales contrasta con la falta de planificación.

Este juego de opuestos fue señalado y analizado por cinco CEO que participaron de la sexta y última jornada de "Management 2020. Hacia el liderazgo del futuro", organizado por LA NACIÓN y Accenture. Fueron de la partida en esta oportunidad Thierry Koskas, presidente y director general de Renault Argentina; Federico Rava, director general de Telefónica y de Movistar; Amancio Oneto, gerente general de Molinos Río de la Plata; Felipe de Stefani, gerente general de Turner, y Andy Freire, emprendedor serial y socio fundador de Quasar.

De Stefani señala que él llegó al país luego de un paso por Uruguay y Estados Unidos, por lo que tiene una visión "casi de extranjero" sobre lo que ocurre en la Argentina. Desde ese lugar, el CEO destaca la "adaptabilidad" que tiene el argentino. "Esa capacidad de adaptación está en el haber del país. Como contracara, en el debe está la falta de planificación", afirma.

El ejecutivo recuerda que sufrió en carne propia esa dificultad para planificar algo a largo plazo. "Cuando vine de Estados Unidos, me golpee contra una pared cuando intenté planificar ciclos más largos. Eso es algo en lo que hay que trabajar", dice. En su opinión, el propio hecho de ser tan buenos para adaptarse ayuda para tener oportunismo, pero juega en contra de la formación de una cultura de planificación.

A la hora de hablar de logística, en tanto, Koskas subraya que para Renault es un tema central, puesto que la industria automotriz demanda muchos costos logísticos, tanto para traer las piezas como para exportar los autos terminados. "Es un problema, por ejemplo, que estemos lejos de los puertos. Hay cosas que debe mejorar el Estado y otras en las que debemos tomar parte nosotros", comenta el directivo de origen francés.

Esa desventaja que supone estar en Córdoba, una provincia mediterránea, Renault trata de compensarla atrayendo proveedores a las cercanías de su planta. Pero hay otro tema que se debe tratar, señala el ejecutivo, y es el del tren, porque ahora todos los autos que producen los envían al puerto de Buenos Aires por camión, cuando sería más conveniente trasladarlos por ferrocarril. "Nos ahorraríamos mucho dinero -estima-. No es algo que se pueda resolver en dos años, pero hay que empezar a trabajar en ese tema."

Oneto hizo hincapié en una conocida comparación que deja al desnudo el déficit logístico que azota la Argentina. "Llevar una tonelada de soja desde Santiago del Estero hasta Rosario es más caro que llevar una tonelada de soja desde Rosario hasta Rotterdam, Holanda", destaca el CEO.

No obstante, Oneto resalta que, si se invierte en infraestructura, se abren grandes oportunidades, porque el país tiene un caudal de condiciones y recursos naturales envidiable, lo que representa una ventaja, respecto de otros países. "Tenemos un río que es navegable 500 kilómetros adentro del continente y sacamos por unos pocos dólares barcos enteros del medio del continente al medio del mar", ejemplifica.

Otros países, continúa el ejecutivo de Molinos Río de la Plata, tienen que ir miles de kilómetros en camión o en tren. "Por lo tanto, las otras llanuras productoras de alimento son logísticamente menos competitivas que la Argentina", concluye. "Obviamente, para beneficiarnos de esa ventaja debemos hacer las inversiones correspondientes", acota.

Tanto Rava como Freire creen que muchas de las falencias que exhibe hoy el país podrían subsanarse si se tuviera una visión sistémica y se trabajara en lograr previsibilidad. "Un país competitivo es un país que tiene desarrollo", concluye Rava.

Un país entre luces y sombras

25

mil pesos

Es lo que se necesita para crear una sociedad en la Argentina, mientras que por Internet se puede abrir una en Nueva Zelanda por 100 US$

Costos ilógicos

Transportar una tonelada de soja desde Santiago del Estero hasta Rosario sale más caro que llevarla de Rosario hasta Rotterdam.

A favor y en contra

La "adaptabilidad" ayuda a la hora de ser oportunista, pero atenta contra una cultura de planificación.

Vía muerta

La industria reclama que se mejore el tren para dejar de transportar la producción en camiones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.