Controversia por la venta de lanas

Queja de los productores patagónicos
(0)
26 de enero de 2002  

COMODORO RIVADAVIA, Chubut.- A pesar de que los contratos para la compraventa de lana fueron pactados en dólares, la devaluación todavía no alcanzó para recuperar la economía de los productores rurales patagónicos.

La Federación Lanera Argentina aconsejó a las firmas asociadas a este organismo que ya habían acordado precios con los propietarios de los campos, saldar sus deudas con un valor de dólar fijado en 1,30 peso, o sostener la paridad cambiaria vigente al momento de cerrar los acuerdos.

"Ni la más grave de las crisis habilita a alterar unilateral y arbitrariamente los términos de los convenios de compraventa pactados, y menos aún pretender transferir hipotéticos riesgos a los productores laneros", disparó el presidente de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia, Federico Pichl.

La protesta, que ya suma voces de otras entidades rurales de Chubut y Santa Cruz, podría terminar en una presentación legal de los productores exigiendo el pago de los saldos de los precios de los contratos al cambio oficial de 1,40 peso.

Pablo Serres, integrante de la Sociedad Rural de esta ciudad, explicó que "la lana se vende muchas veces antes de la esquila, y en ese momento se pacta el precio. Las firmas que compran esta producción dan un anticipo y cancelan el precio una vez realizada la esquila. Pero en este ínterin hubo una devaluación del peso. Ahora nos quieren tomar los saldos a un valor un peso=un dolar. Y esto rompe con la modalidad de comercialización que siempre tuvimos".

Para negociar mejor

Los ruralistas fueron más lejos en sus quejas y recomendaron a los productores no entregar la lana como señal de protesta hasta que no se aclaren las condiciones de pago. A aquellos que ya recibieron un anticipo, se les aconsejó liberar la cantidad de kilos equivalente al precio que se pactó.

"Todos sabemos que hay crisis, pero lo que no se puede permitir es que en el manejo de este negocio se asuman actitudes de cowboys", disparó Pichl.

Además de fijar un nuevo precio del dólar, la Federación Lanera Argentina también aconsejó pagar el IVA con cheques diferidos a 180 días, expresados en pesos, lo que obligaría al productor a tributar anticipadamente sobre los importes facturados.

Serres sostuvo que "no podemos permitir que estas instrucciones sigan su curso. Nosotros creemos que la Federación inventó un dólar propio, fijado a 1,30 peso. Este valor no existe en ningún lado. A esto se suma la exigencia respecto del IVA. Las medidas perjudican otra vez al productor primario. Y nosotros debemos impedir eso".

Los propietarios de campos patagónicos no atraviesan tiempos de bonanza. A una crisis de arrastre se suma el temporal de lluvia y nieve del último invierno, que eliminó hacienda y jaqueó la actividad en los campos.

Para Serres, todavía hay caminos habilitados para la protesta. "Una medida es, por supuesto, no entregar la lana. Nosotros le decimos a los productores que es mucho más fácil discutir con la carga en el campo que en una barraca. Comparamos nuestra situación con la de los productores de granos. Los exportadores liquidaron los contratos a 1,40 peso y nada hablaron de diferir el pago del IVA", dijo.

Cambio de actitud

La Sociedad Rural espera ahora un cambio de actitud de parte de algunas de las firmas que pertenencen a la Federación. "Creemos -enfatizó Pichl- que con estas medidas se le está transfiriendo a los productores el riesgo hipotético con la restitución del IVA. Le pasan el problema al propietario del campo. Pero esto es una injusticia. Nosotros nunca les hemos transferido el riesgo de las nevadas, los zorros, las sequías o el abigeato a la empresas compradoras".

El presidente de la Rural sostuvo que "toda esta situación es consencuencia de generar valores arbitrarios del dólar, por fuera de los valores del mercado. Se abre la puerta a distintos tipos de dólar, que se fijan de manera dispar".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?