Controversia por los exámenes laborales

Se haría sólo la mitad de los exigidos
Silvia Stang
(0)
26 de abril de 2004  

La realización de exámenes médicos periódicos a los trabajadores, a lo que se refirió recientemente en un acto público el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en sus críticas a las aseguradoras de riesgo del trabajo (ART), es un tema que está en el ojo de la tormenta en la complicada relación que mantiene el sector con los funcionarios del área desde hace ya varios meses.

El "déficit" en el cumplimiento de esas revisaciones médicas fue invocado por el superintendente del área, Héctor Verón, para justificar una controvertida resolución, la 490, que acumuló 21 medidas cautelares dictadas por la Justicia en favor de las ART, por lo que su instrumentación está suspendida, aunque el Gobierno apeló las decisiones de los jueces.

Esa norma pretendió obligar a las aseguradoras a hacer el relevamiento de los agentes de riesgo en las empresas clientes, algo que en el sector consideran imposible. Es el conocimiento de los asegurados de la real exposición al riesgo lo que determina a quiénes se les deben realizar los exámenes, que tienen por objetivo la prevención. Como las ART entienden que no puede ser su responsabilidad hacer ese relevamiento -por eso se presentaron a la Justicia-, también sostienen que no es por culpa de ellas si en muchos casos no se hacen las revisaciones.

Pero Tomada no limitó sus críticas a ese punto, y sostuvo que las ART dieron hasta ahora poco o nada de asesoramiento a los clientes, ya que se ocuparon más de reparar y menos de prevenir.

Desde la Unión de ART, la gerente general, Mara Bettiol, dice que el sector tiene resultados para mostrar: "En 2003 se hicieron 50.000 denuncias ante la superintendencia; 150.000 visitas y 400.000 recomendaciones" a las empresas, para mejorar las medidas de higiene y seguridad.

Según estudios realizados por las ART, el 18,3% de los casi 5 millones de trabajadores cubiertos por el sistema estaría expuesto a algún agente de riesgo. De ese universo se cumplió con las revisaciones médicas periódicas durante 2003 en el 49% de los casos, en tanto que el 25% de los incluidos en este último grupo se incorporó en los últimos tres años.

Pero si bien manejan esas estimaciones, las ART afirman que el sistema no había previsto poner bajo su responsabilidad el relevamiento de los elementos que exponen a los trabajadores a alguna enfermedad laboral. Es una información que deberían dar los propios empleadores -sus empresas clientes- a las autoridades.

Propuesta antigua

Bettiol recordó que, en materia de exámenes, las ART habían presentado una propuesta unos años atrás, pero no hubo respuesta. Más allá de que en aquel momento eran otras las autoridades, hoy las aseguradoras dicen que preferirían que los proyectos se sometieran a discusión antes de aprobar normas, aunque en última instancia la decisión sería de los funcionarios.

Existe una resolución más reciente que la 490, que también afecta la relación. Se trata de una norma que ajusta los mecanismos para garantizar que las ART se hagan cargo de los gastos de traslado de los pacientes en recuperación desde sus domicilios hasta los centros médicos.

Según el superintendente Verón, fueron las quejas y las denuncias recibidas las que justificaron esa medida. Pero en las aseguradoras dicen que no había mayores inconvenientes y se quejan de que la nueva reglamentación dispone algunas modalidades difíciles de llevar del papel a la práctica, como poner a los prestadores en la función de ser agentes de pago. Lo cierto es que, con la recuperación económica, el tema de los accidentes laborales está sobre el tapete, dado el lógico incremento del número de trabajadores afectados.

En la cifra total de siniestros, según los últimos datos oficiales, hubo en 2003 un alza del 18,7% respecto de 2002, entre los períodos de enero a septiembre. El nivel del alza superó así al crecimiento de la actividad, pero Bettiol destacó que en 2002 la caída de los siniestros, de alrededor del 20%, también superó la baja de casi el 11% de la economía.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.