Coparticipación, con plazos excedidos

Lavagna reconoció ante Krueger que el Gobierno podría no cumplir con los tiempos pactados con el FMI para aprobar la ley
Jorge Rosales
(0)
26 de abril de 2004  

WASHINGTON.- Casi con un pie en el avión que lo iba a llevar de regreso a Buenos Aires, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, se reunió ayer con la titular del FMI, Anne Krueger, para hacer un repaso de la marcha de la economía. Si bien se habló de los proyectos del Gobierno para utilizar el excedente fiscal, Lavagna dijo que no se tocó el insistente reclamo del organismo para que la meta del superávit fiscal primario se eleve más allá del 3% del PBI. "En todo caso será un tema de la tercera revisión", dijo el ministro a periodistas argentinos, antes de partir hacia el aeropuerto.

El titular del Palacio de Hacienda dijo que explicó cómo estaba la negociación del proyecto de coparticipación de impuestos. "Repetí que es una norma que está en la Constitución de 1994, que está por cumplirse, de manera que hay razones no sólo externas sino internas para intentar sacarla", señaló Lavagna a la prensa. El ministro le señaló a la agencia Télam que "las negociaciones están en curso, aunque es un hecho que no se llega con la aprobación de la nueva ley antes de fin de mes". Eso obligaría al Gobierno a pedir una dispensa al FMI por no poder cumplir con el plazo comprometido para contar con la nueva ley de reparto de impuestos.

Lavagna señaló que Krueger elogió la situación fiscal, tal como había ocurrido con Anoop Singh el viernes, y que hizo preguntas sobre las rebajas impositivas proyectadas, a partir del excedente del superávit fiscal. Lavagna dijo que la única mención a la negociación de la deuda con los acreedores privados "fue que entre las cosas positivas que ellos veían estaba el buen clima de las reuniones que se hicieron en Buenos Aires".

Krueger había sido muy clara en las conferencias de prensa de la asamblea del FMI sobre la necesidad de elevar la meta del superávit fiscal primario -ingresos menos gastos, antes del pago de la deuda-, como una de las cuestiones centrales que deberá abordar la Argentina.

Lavagna se reunió con Krueger durante 45 minutos en un semivacío edificio del FMI, luego del final de la asamblea de primavera del Fondo y el Banco Mundial. Estuvieron también el director para el Hemisferio Occidental, Anoop Singh; el responsable del caso argentino, John Thornton; los secretarios de Finanzas, Guillermo Nielsen; de Política Económica, Oscar Tangelson, y de Coordinación Técnica, Leonardo Madcur; el subsecretario de Finanzas, Sebastián Palla, y el representante argentino en el organismo financiero, Héctor Torres.

Elogios de Thornton

Thornton dijo tras la reunión que había sido "un buen intercambio general de opiniones sobre desarrollos recientes", en el que no se abordó el espinoso tema del aumento del superávit.

Krueger preguntó sobre la evolución de la crisis energética, un tema que le preocupa al Fondo por el impacto que puede tener en la consolidación del crecimiento económico. Lavagna contó que no hizo mención al proyecto para compensar a las empresas que deban utilizar fuel oil en reemplazo de gas, a causa de la crisis, que podría tener un costo de unos $ 1000 millones.

Antes de ese encuentro, Lavagna almorzó con su equipo y los representantes ante el FMI, Torres; el Banco Mundial, Alieto Guadagni; el BID, Eugenio Díaz Bonilla; el representante financiero en Washington, Federico Molina, y los embajadores ante la Casa Blanca, José Octavio Bordón, y ante la OEA, Rodolfo Gil, para coordinar la estrategia frente a los organismos multilaterales.

El jefe del Palacio de Hacienda también se encontró con el titular del Banco Mundial, James Wolfensohn, donde se avanzó en la discusión de dos créditos del organismo para caminos, por unos 400 millones de dólares, y para ambientes de negocios, por otros 500 millones de dólares, que forman parte del programa de asistencia del organismo con la Argentina y que serán aprobados en los próximos meses.

Wolfensohn preguntó sobre la crisis energética y sobre el ajuste de tarifas. "No hicimos más que contar lo que fueron las decisiones de los últimos días y sobre la audiencia prevista para el 6 de mayo", indicó Lavagna. Wolfensohn deslizó los "clásicos comentarios sobre la importancia de la inversión energética para evitar los cuellos de botella, con los que uno no puede estar en desacuerdo", dijo Lavagna.

En una reunión separada del equipo económico, la titular del FMI recibió al presidente y al vicepresidente del Banco Central, Alfonso Prat-Gay y Pedro Lacoste, respectivamente, quienes explicaron cómo está avanzando la política monetaria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.