Corach volvió de Brasil con ideas para el plan menemista

Destacó la ley de responsabilidad fiscal
(0)
15 de diciembre de 2001  

SAN PABLO.- "Estoy impresionado", dijo el senador justicialista Carlos Corach, después de una seguidilla de reuniones con funcionarios brasileños en este país para conocer cómo Brasil logró implementar el déficit cero en el gobierno federal y los gobiernos estaduales.

Corach se había impresionado primero algunas semanas atrás, según confesó, al leer en un artículo de LA NACION un relato de cómo Brasil había logrado realizar una ingeniería con sus deudas, que permitió que hoy prácticamente todos los municipios, Estados y el gobierno federal tengan superávit fiscal.

Inmediatamente agendó entrevistas con senadores, diputados, funcionarios del Poder Ejecutivo brasileño e incluso el propio canciller Celso Lafer.

"Realmente, la ley de responsabilidad fiscal que crearon cambió al Brasil. Los efectos han sido enormemente positivos", dijo Corach, que comentó que sobre la base de lo escuchado preparará una propuesta que se sumará a la propuesta económica que el ex presidente Carlos Menem presentará ante el Consejo Nacional Justicialista.

Corach destacó algunos puntos de la ley brasileña que podrían formar parte de una futura propuesta menemista: prohibición de contratar personal seis meses antes del final de mandato; prohibición de realizar obras si no hay previsión presupuestaria para terminarlas; límites fijos de gastos para cada uno de los tres poderes; límites fijos para el gasto con personal, que no podrían ser superados.

Esas normas no pertenecen sólo a la ley de responsabilidad fiscal, sino que fueron integradas a un acuerdo de refinanciación de deudas hecho por el gobierno de Fernando Henrique Cardoso. El gobierno federal absorbió todas las deudas de los Estados y municipios y las refinanció a tasas de interés bajas (6,5 por ciento anual), pagables a 30 años.

Estipuló normas claras: quien no las cumple, no recibe la coparticipación correspondiente.

El detalle es que la reingeniería de las deudas brasileñas funcionó con la ayuda de la devaluación del real, que mantuvo estables los salarios públicos pero permitió un aumento de recaudación impositiva de varios servicios.

"Saludos para Menem"

El senador Corach aprovechó su visita "técnica" para encontrarse con el canciller brasileño, Celso Lafer, que le transmitió saludos para el ex presidente Carlos Menem. "Me mandó también saludos para Menem del presidente Fernando Henrique Cardoso; me preguntó cómo estaba, cómo se sentía y cuáles eran sus planes", contó Corach.

La alta cúpula del gobierno brasileño mantiene una relación de afinidad con Menem, e incluso el presidente Cardoso reconoció algunos días atrás que le había ofrecido asilo político al ex presidente argentino, que agradeció y rechazó la propuesta.

"Lafer me manifestó que Brasil siente que tiene una comunidad de destino con la Argentina. Y que Brasil, como país hermano, comprende que todos tienen buenos y malos momentos", relató Corach, al salir del Palacio de Itamaraty, en Brasilia.

Según el senador, Lafer le preguntó "cuál era la posición del peronismo frente a la crisis. Le expliqué que estamos debatiendo con los economistas el diagnóstico actual y algunas medidas, pero que todavía no tenemos nada definido".

Corach aún no tomó partido en el debate, que oscila entre devaluación y dolarización. "Todavía estoy estudiando el tema. Aún no estoy ni de un lado ni del otro", aclaró.

En Brasil, según le dijo Lafer, "la experiencia de la devaluación fue dura, y él cree que puede ser más dura aún en la Argentina, por el alto grado de dolarización del país".

Según Corach, el ministro no le manifestó la preocupación existente en Brasil ante la posibilidad de una dolarización, que dificultaría la integración en el Mercosur y acercaría a la Argentina a los Estados Unidos.

"Tuvo la delicadeza de no advertirme eso", deslizó el senador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.