Córdoba no podrá exportar carnes

Por la aparición de un foco de aftosa
Por la aparición de un foco de aftosa
(0)
30 de enero de 2002  

Apenas catorce días después de que la Unión Europea (UE) decidió levantar el embargo sobre las carnes argentinas, un foco de fiebre aftosa en un campo cercano a la localidad de Vicuña Mackenna dejó a la provincia de Córdoba fuera del mapa de regiones con posibilidad de remitir carne al Viejo Continente.

Así fue informado ayer por la Comisión Europea, órgano ejecutivo de ese bloque comercial, tras determinar que la provincia mediterránea no podrá exportar carnes frescas con ese destino, al igual que la provincia de La Pampa y Santiago del Estero, donde se habían registrado los últimos brotes de la enfermedad antes de la reapertura, el 15 último.

La información no es menor, pues indica la rigurosidad de las nuevas normativas europeas respecto de la aparición de nuevos casos. Y todo pese a que el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Bernardo Cané, había asegurado que quedarían inhabilitados sólo los departamentos o partidos de una provincia donde se produjeran brotes.

El criterio adoptado por las autoridades europeas prevé la regionalización del país para aislar a los campos con animales potencialmente infectados. Sin embargo, aún estaba en duda, según dijo el viernes pasado a LA NACION, Cané, qué proporción de la provincia quedaría inhabilitada. Finalmente, la UE decidió bloquear a todo el territorio mediterráneo.

Impacto

En la provincia de Córdoba, que ahora quedó vedada para exportar a Europa, está asentado un solo frigorífico exportador, Estancias del Sur, propiedad de Sociedades Macri (Socma). Esta planta, en la que trabajaban cerca de 120 personas, permanece cerrada desde octubre o noviembre del año pasado por la clausura de los mercados internacionales.

En los últimos días se habían abierto dentro de la empresa nuevas expectativas tras la reapertura de la UE e Israel. Sucede que Estancias del Sur cuenta con una asignación interesante de la cuota europea de cortes de alta calidad tipo Hilton.

Pero otra de las dudas, que aún el Senasa no ha cancelado, es qué ocurrirá con el movimiento de ganado interprovincial. Es sabido que muchos productores ganaderos de esa provincia trasladan hacienda a otras regiones del país para completar diferentes ciclos de cría o directamente para faena.

Todo comenzó cuando las autoridades sanitarias provinciales descubrieron en un campo ubicado a 20 kilómetros de Vicuña Mackenna, en el sur de Córdoba, animales infectados de fiebre aftosa. Inmediatamente, el caso fue denunciado a la Justicia y se sacrificaron 18 vacunos, mientras otros 210 fueron enviados a faena sanitaria.

El campo donde se ubicó el foco se llama Estancia Santa Flora y es propiedad de Eduardo Félix Bilbao.

Según informó el Senasa, el productor se habría negado a aplicar la vacuna obligatoria durante la última campaña, con lo cual podría ser pasible de sanciones económicas y penales. El gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, calificó al productor de "irresponsable" ante la gravedad de los acontecimientos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.