Antes del efecto coronavirus, la construcción se derrumbó 22,1% en febrero

Francisco Jueguen
(0)
7 de abril de 2020  • 18:39

"Como dije en el G20, nadie se salva solo. Hay que ser solidario, ponerse en el lugar del otro y ayudarlo. Algunos miserables olvidan a quienes trabajan para ellos y en la crisis los despiden", escribió el presidente Alberto Fernández en su cuenta de Twitter días atrás. Su crítica tenía nombre, apellido y una empresa en la mira: los elegidos eran Paolo Rocca y Techint, que había decidido discontinuar el contrato de 1450 trabajadores de la construcción.

Un día después, y luego de que varios empresarios lo cuestionaran, el primer mandatario fue más directo en una entrevista radial. "Estoy seguro de que en Techint han tomado cuenta de que se equivocaron y lo van a resolver. Pero no quiero que haya otros casos. Desde el Estado estamos haciendo un enorme esfuerzo para estas empresas", dijo. Horas más tarde, el Gobierno terminó decretando la prohibición de despedir personal por 60 días.

Pero la empresa de Rocca -más allá del freno que produjo el virus en la economía en la Argentina y en todo el mundo- ya vivía, junto a otras compañías del sector privado y público un desplome de la actividad de la construcción. Este sector ya caía hace más de un año en términos interanuales. Hoy se conoció oficialmente la retracción más importante en doce meses: en febrero, según el Indec, se hundió 22,1% en la medida interanual.

Sólo un mes antes había visto una baja anual de un significativo 13,5%. En tanto, según los datos del Indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC), se registró una muy leve mejora mensual desestacionalida de 0,3% en el segundo mes del año.

Esta realidad no es algo que el Gobierno desconozca. De hecho, el viernes pasado, declaró a la venta de insumos y materiales de la construcción provistos por corralones como una actividad "esencial" , lo que significa que puede abrir sus puertas durante la cuarentena obligatoria.

La caída de los insumos del sector refleja la retracción que ya se vivía antes y durante febrero, previa a la decisión del Gobierno de frenar la actividad con el aislamiento. Sólo dos insumos (los ladrillos huecos y el yeso) evitaron caer a tasas de dos cifras ese mes. La mayor baja fue en el asfalto (-69,6%), principal recurso para las obras públicas de vialidad (rutas y caminos). Detrás, el hormigón elaborado (-52,6%), y los mosaicos graníticos y calcáreos (-38,7%).

En tanto, el empleo ya venía mostrando una caída significativa en el sector, como puede verse en los últimos datos de enero conocidos hoy. En un año se perdieron 70.104 puestos de trabajo. De 434.260 a 364.156 en doce meses, y antes de contar el impacto del coronavirus en la actividad. La baja interanual del primer mes del año fue de 16,1%, la peor en un año. La superficie autorizada con permisos de edificación, indicador de la pata privada, cayó en febrero 18,7%.

"La caída de 7,3% del mes de diciembre fue muy significativa, y junto con la contracción de enero llevaron a la construcción al valor de actividad más bajo de los últimos cinco años", afirmaron los analistas del Iaraf Nadín Argañaraz y Bruno Panighel. "El sector estaba en los mínimos niveles de actividad, cayendo más de 22% respecto de los bajos valores de comparación de 2019", agregaron los analistas.

Hoy se conoció además el índice de producción industrial (IPI) que elabora el Indec. En febrero mostró una variación interanual negativa de 0,8%. En la medición mensual desestacionalizada, sin embargo, marcó una mejora de 1,2% y sumó así tres meses con esa tendencia tras los buenos resultados de diciembre y enero.

"El sector industrial manufacturero viene de ubicarse, en septiembre, en su mínimo nivel de actividad de los últimos cuatro años y comenzaba a alejarse tras tres meses claramente positivos. El parate de actividad causado por la pandemia del Covid-19 tendrá un impacto pleno en el sector, que comenzaba a mostrar una ligera dinamización", estimaron los expertos del Iaraf.

La variación interanual de febrero fue explicada casi en su totalidad por el crecimiento del sector de alimentos y bebidas, que creció 5,2% , pero también por el avance de petroleo, química y plásticos, con un alza de casi 8%. El resto de los segmentos del índice, como son las industrias textil, tabaco, indumentaria y calzado, edición e impresión, asfalto, pinturas, cemento, metal, aparatos eléctricos, automotores, motocicletas y muebles, mostraron una variación negativa durante febrero.

"Como consecuencia del decreto presidencial de aislamiento preventivo y obligatorio, las plantas industriales productoras de acero de la Argentina se encuentran paradas, salvo aquellas que producen insumos para los sectores esenciales o que cuentan con procesos no interrumpibles", afirmó en un comunicado la Cámara del Acero . "Las plantas en actividad se encuentran operando con dotaciones o guardias mínimas", retrato.

La entidad reflejó entonces lo que viene. "La producción de acero crudo de marzo fue un 26,8% menor respecto de marzo 2019 y refleja una caída del 16,7% cuando se lo compara contra el mes anterior. Tras declararse la cuarentena, la producción de acero crudo cayó drásticamente 72% respecto de los primeros días de marzo", describió.

"La industria se estaba viendo favorecida por la baja de la tasa de interés y la relativa estabilidad cambiaria. La construcción no mostraba signos de recuperación", indicaron en su informe los especialistas del Iaraf. "Lamentablemente, los dos sectores van a mostrar una contracción considerable en los meses de marzo y abril", concluyeron.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.