Cortan el agua a clientes morosos

Se aplicará a quienes se atrasen 90 días
Pablo Morosi
(0)
28 de noviembre de 2002  

LA PLATA.- La empresa estatal Aguas Bonaerenses (ABSA) lanzó un plan para mejorar sus ingresos que incluye el corte de servicio de agua potable a los clientes morosos y contempla una polémica recategorización de usuarios que provocó aumentos en las alícuotas que, en algunos casos, significaron subas del 400%. Comenzó a cortar la prestación a usuarios con retrasos superiores a 90 días. Desde esta semana la interrupción afectará a industrias y comercios y, en los próximos días, seguirá con clientes residenciales.

El responsable de relaciones institucionales de ABSA, Jorge Di Leo, dijo que la medida forma parte de un plan para mejorar los ingresos de la compañía que también incluye la recategorización de clientes.

Aguas Bonaerenses presta el servicio de agua potable y cloacas en 71 localidades de la provincia y, según informó Di Leo, su nivel de cobrabilidad ronda el 50%. El funcionario afirmó que de los 615.000 usuarios, unos 400.000 poseen deudas que, en conjunto, suman $ 26.256.000.

La cifra corresponde al período desde que el Estado se hizo cargo de la concesión tras el retiro de Azurix, en marzo pasado. Las deudas anteriores deben ser recuperadas por la firma estadounidense que dejó la concesión tras una sucesión de conflictos con el gobierno provincial.

El plan, que incluye programas personalizados de facilidades de pago, comenzó por los 300 mayores morosos, quienes desde el lunes pasado empezaron a sufrir el corte del servicio. Según el mecanismo fijado por el contrato de concesión, luego de 90 días sin registrarse pagos, se envía una intimación que, de no ser respondida, se reitera. Luego se remite un aviso de corte de servicio y en 48 horas se lo interrumpe.

Denuncian abusos

El año último, el Organismo Regulador de Aguas Bonaerense (ORAB), negó a Azurix la posibilidad de aumentar las tarifas y a cambio emitió la resolución 62 que le permitía a la concesionaria recategorizar a sus clientes sobre la base de la actualización de los datos catastrales. Según dijo Di Leo, la última renovación de la base de datos era de 1958.

Las diferencias surgidas de la comparación de los registros provocaron aumentos que irritaron a muchos clientes que reclamaron ante el ORAB. El vocero de ABSA expresó que "por el momento sólo afecta a 14.578 clientes, lo que representa apenas el 3,29% de los usuarios".

Ayer, el defensor ciudadano platense, Luis Malagamba, hizo una presentación ante el ORAB en la que exigió que "obligue a la prestataria a reconsiderar las recategorizaciones". En esta ciudad, los aumentos alcanzaron a unos 7500 vecinos y comenzaron a palparse con las boletas remitidas en septiembre último.

Juan Carlos Seba vive Villa Elvira y posee una casa que fue construida en 1978 y posteriormente nunca tuvo mejoras. Desde hace dos meses recibe la factura con un 70% de aumento: Antes pagaba $ 12,95 y ahora, bajo protesta, obla $ 20,70. Seba inició un expediente ante el ORAB, pero hasta ahora nadie le explicó por qué él soporta el aumento y sus vecinos no.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.