Crece el desánimo de los productores