Tras la reaparición de la aftosa. Crece el número de países que cierran sus fronteras a la carne argentina