Crece la pelea por las sucursales