Crece la preocupación por el costo de los alimentos pese a Precios Cuidados

Para el 42% de los argentinos, la evolución del valor de la comida es lo que más inquieta; las expectativas económicas volvieron a caer antes del fallo adverso de la Justicia de EE.UU.
Jorge Oviedo
(0)
27 de junio de 2014  

Los Precios Cuidados no tranquilizan a la población. Para el 42% de los argentinos, la principal preocupación económica es la evolución del precio de los alimentos. Además, las expectativas económicas ya habían retomado la tendencia a la baja en mayo, antes de que se conociera el fallo adverso en el litigio por la deuda y sus posibles consecuencias catastróficas .

En segundo lugar quedó como mayor problema económico el temor a perder el empleo, que sufre casi uno de cada cinco argentinos (18%). Son datos del Índice General de Expectativas Económicas de la Universidad Católica Argentina (UCA) y TNS-Gallup, que en abril, con el cierre de algunas negociaciones paritarias, había mostrado una pequeña recuperación.

En mayo volvió la tendencia a la baja que predomina desde noviembre de 2011. El IGEE cayó en mayo 3,7% respecto de abril. La baja respecto de mayo de 2013 fue mayor: 9,3%. La valoración de la situación actual de la economía cayó 5,7% respecto de abril y 12% respecto de mayo de 2013.

Las perspectivas a mediano plazo retrocedieron 0,9% y 1,8% en las mismas comparaciones. Fruto de los fuertes aumentos de precios y de la restricción de las compras financiadas, los mayores retrocesos aparecieron en la evaluación de la oportunidad para adquirir electrodomésticos, con retrocesos del 4,5% respecto de abril y del 13,8% respecto de mayo de 2013.

El precio de los alimentos ha constituido la mayor preocupación económica de los argentinos en los últimos cinco años, pero en los últimos 12 meses comenzó a destacarse más fuertemente de otras.

Peor entre los pobres

Es notable cómo pese al esfuerzo puesto por el Gobierno con los Precios Cuidados parece tener poco impacto en las expectativas.

En mayo de 2013, la mayor preocupación era también, en relación con los siguientes seis meses, el precio de los alimentos. Pero afectaba a sólo poco más de un tercio de los entrevistados (34%). Un año más tarde, ésa es la mayor inquietud para casi la mitad (42 por ciento).

En cambio, cayó en el mismo lapso del 24% al 18% la proporción de los que ven como primer problema la pérdida del empleo, pese a que cundieron las noticias de suspensiones y despidos en automotrices y autopartistas, entre otros sectores.

La preocupación por el precio de los alimentos predomina en todos los sectores socioeconómicos, pero especialmente en los bajos (47%) y entre los residentes en las provincias (44 por ciento).

La preocupación por perder el trabajo es mayor entre los hombres (20%, contra 18% del promedio general), los universitarios (34%) y los residentes en la Capital Federal y el conurbano bonaerense (21 por ciento).

Pocos empleos

Consecuentemente, las perspectivas laborales son pesimistas. Para casi seis de cada 10 encuestados (58%) hay pocos o muy pocos puestos disponibles. Y para el 35%, en seis meses habrá menos todavía.

El 54% calcula que el ingreso familiar estará igual dentro de seis meses, el 23% espera una baja y sólo el 16% espera mejoras. El 55% dijo en mayo último que la situación económica es mala o muy mala.

Las opiniones negativas prevalecen en todos los segmentos, destacándose en las mujeres (59% contra 50% entre los hombres), los sectores altos (72% contra 55% en los sectores medios y bajos) y los habitantes de las provincias (60% contra 48% en la Capital Federal y 44% en el conurbano). En cuanto a las perspectivas para los próximos seis meses, el 17% de los entrevistados consideró que la situación económica mejorará, en tanto que un 41% opinó que permanecerá igual y un 34%, que empeorará.

Las opiniones negativas crecen entre los universitarios (44%), los sectores altos (57%) y entre los habitantes de la Capital Federal (41 por ciento).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.