Las empresas invierten $ 57 millones al año. Crecen los call centers y demandan más servicios