Opinión. Crisis del campo: la solución, vivir en el derecho